Sociedad

Una madre y sus dos niños están empadronadas en una tienda de campaña en la azotea de Santa Cruz de Tenerife

La mujer que alquilaba las casetas en Airbnb se enfrenta a una multa que podría ascender a los 15.000 euros por actividad clandestina

Tiendas de campaña en una azotea: el colmo del alquiler vacacional / Airbnb

Solo una de las tiendas de campaña que se encontraban en la azotea de un edificio en pleno centro de Santa Cruz de Tenerife permanecía este miércoles en pie. El resto, según ha explicado la concejal de Urbanismo de Santa Cruz de Tenerife, Zaida González, habían sido desmanteladas después de que el Ayuntamiento tuviese conocimiento de la situación a través de una denuncia vecinal. Pero eso no es todo; una madre y sus dos hijos, de origen italiano, están empadronados en una de las casetas que se alquila desde hace años a través del portal de alquiler vacacional Airbnb por 12 euros la noche.

Según han confirmado fuentes del Ayuntamiento, los menores y su madre, de nacionalidad italiana, están empadronados junto a otras cinco personas en la vivienda de la mujer que gestionaba presuntamente el alquiler de las casetas en la azotea.

Servicios sociales

Además, según el consistorio, el área de Servicios Sociales no tiene constancia de que haya algún problema que afecte a los menores en cuestión, si bien este área se encuentra "pendiente por si se requiere su intervención, pero por el momento no ha sido requerida". El Ayuntamiento ha conseguido notificar a la propietaria del segundo piso, que presuntamente coordina el alquiler de las casetas, que cese la actividad "clandestina".

Zaida González: "La multa de 15.000 euros será por realizar una actividad clandestina"

05:46

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1708528771015/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Además de eso, la concejal ha señalado que hay varias situaciones diferenciadas de las que tendrán que hacerse cargo distintas áreas. Entre otras cosas, ha apuntado que la arrendataria tampoco habría presentado registro de las personas que han pernoctado en las casetas durante todo el tiempo que se han estado poniendo en alquiler, como habría sido su obligación. Un hecho del que pueden derivarse nuevas sanciones administrativas.

Una multa importante

La azotea se encuentra en la calle Castellón de la Plana de la capital tinerfeña y para este hecho el consistorio prevé que la sanción, calificada como "muy grave", pueda oscilar entre los 15.000 y los 30.000 euros de multa. La concejal de Urbanismo indicó que lo más probable es que el importe sea más cercano a los 15.000 euros, "que no es poco", señaló, "no creo que le salgan las cuentas entre lo que cobraba por el alquiler de las tiendas de campaña y esta multa".

Al parecer, una de las vecinas del bloque, ajena a la actividad, había denunciado la situación desde hacía al menos año y medio, si bien no ha sido hasta esta semana cuando tras una inspección de la Policía Nacional y una visita de la Gerencia de Urbanismo, que ha derivado en la notificación de cese de actividad, cuando se ha precintado la azotea y se ha incoado el expediente.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00