Sociedad

"En el matadero de Guarnizo se están sacrificando 160 vacas diarias"

Charo Arredondo, portavoz del sector lácteo del sindicato agrario UGAM-COAG, asegura que el calor está "aniquilando" a los animales que no quieren "ni comer"

Vacas de leche / XUNTA - Archivo (EUROPA PRESS)

Santander

Las vacas producen unos 7 u 8 litros menos de leche por día a consecuencia del calor. Pero eso no es lo peor. El problema mayor es que, más allá de la producción, se están sacrificando animales porque estas altas temperaturas les hacen enfermar. "Les afecta muchísimo más que a nosotros, yo no lo había comprobado nunca, yo estoy aburrida de este tiempo pero ver a las vacas me pone los pelos de punta", señala Charo Arredondo, portavoz del sector lácteo del sindicato agrario UGAM-COAG. "Ha habido días que babeaban, no se separaban de los bebederos, no comían nada. Hemos llegado a poner aspersores al lado del pesebre para que se acercaran a comer", explica. Además, dice, "se meten tales atracones de agua que se quedan sin flora y se les pone malo el estómago".

Y problemas graves de salud también para las vacas que están pariendo este verano. Explica Arredondo que no se recuperan del parto, se quedan sin fuerzas y, a veces, no echan la plancenta. Con estas condiciones, los ganaderos se están viendo obligados a sacrificar a algunos de sus animales y, aunque este calor termine cuando acabe el verano, tendrán menos vacas. "Se han matado muchísimas por los calores, por estar enfermas, por no poder darles de comer... En Guarnizo se están matando unas 160 vacas diarias", se lamenta la ganadera. En este sentido, una menor producción tendrá su impacto en la cesta de la compra. "De momento no hemos movido el precio pero sí que ha bajado muchísimo la producción, así que posiblemente habrá que subirlos próximamente", augura Arredondo, que continúa: "las industrias se están sorteando a los ganaderos a ver quién es el que puede mantener su cantidad de recogida porque no hay leche". Sin embargo, insiste, "más allá de la bajada de la leche es duro verlas que están mal, que están tistes, apáticas, y que no están interesadas ni en comer".

Asimismo, otra de las consecuencias de la sequía es la escasez de forraje. En este sentido, los ganaderos están dando de comer a los animales con los rollos que deberían usar en los próximos meses, lo que plantea un problema importante de cara al otoño porque, además, los precios del mercado, dice Arredondo, son prohibitivos. Sin embargo, indica que la sequía está tan generalizada que falta alimento para el ganado en toda España y probablemente no haya forraje a ningún precio. "Estamos pasando un verano loco".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad