Hoy por Hoy CuencaHoy por Hoy Cuenca
Ocio y cultura

El Erasmus + promueve el espíritu europeo en los alumnos del IES Alfonso VIII de Cuenca

El programa de movilidades educativas de la Unión Europea facilita la formación e interacción de estudiantes de distintos países

El Erasmus + promueve el espíritu europeo en los alumnos del IES Alfonso VIII de Cuenca

El Erasmus + promueve el espíritu europeo en los alumnos del IES Alfonso VIII de Cuenca

27:32

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1664884199923/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Cuenca

“Creo que es muy positivo que este instituto se abra de esta forma a recibir alumnos internacionales porque al final, tener personas de Italia o de Suecia recorriendo los pasillos nos permite, sin ni siquiera tener que movernos de casa, abrir un poco nuestra mente con otras culturas que al fin y al cabo nos enriquecen y nos forman como personas y como alumnos”, argumenta Marcos Godoy, alumno del IES Alfonso VIII de Cuenca en favor de las movilidades de estudiantes de Secundaria que permite el programa Erasmus + de la Unión Europea. Su compañero Alejandro López considera que es “una experiencia enriquecedora tanto cultural como académicamente y me permitió aprender mucho sobre un país tan diferente como es Suecia”.

“Es una experiencia única porque me permite crecer como persona y creo que viajar, conocer a nuevas personas, sus costumbres y otros países nos hace ser más cosmopolitas. Hoy en día, tener una mente más abierta es fundamental para lo que está pasando”, defiende en este caso Matteo Scalarone, alumno italiano del Liceo Carlo Botta de Ivrea, y que participa este otoño en una movilidad de dos meses en Cuenca. Su compañero Alessandro Poggio considera que la experiencia le hace ser “más independiente, he mejorado el aprendizaje del español desde que llegué a Cuenca, me he dado cuenta mucho más de cómo piensan los españoles”.

“Aprendes mucho de ellos, de cómo viven ellos cada día, conoces gente nueva, tienes amigos en otros países y saber que están allí para, quien saber, poder ir algún día”, apunta, en este caso, Ainhoa Gómez, alumna conquense. Martin Sochorec es checo y ha notado ya que su español “está mejorando mucho” en las primeras semanas de su movilidad de tres meses en Cuenca. “Desde el punto de vista personal me estoy acostumbrando a nuevas rutinas y estoy conociendo amigos en clase y en el equipo de voleibol”.

“Este programa abarca el aprendizaje de las lenguas de Europa y es muy importante tanto para el alumnado como para el profesorado porque abre mentes, abre expectativas y los estudiantes también disfrutan del viaje”, explica Ángel Luis Navarro, director del instituto Alfonso VIII. “La intención es seguir inmersos o poder potenciar otros proyectos similares en el instituto para que pueda participar el mayor número de alumnos y que todo el centro se beneficie. Mientras yo sea director apostaré por este tipo de programas”.

Covivencia de los alumnos del Erasmus + en el parque arqueológico de Segóbriga en Cuenca. / IES Alfonso VIII

Erasmus +

“En el año 2015 el programa Erasmus permitió también que los alumnos de secundaria pudieran hacer sus pequeños viajes de corta duración y ampliar la formación en el extranjero para los profesores”, explica Nuria Moreno, profesora de música y coordinadora del programa Erasmus + del Alfonso VIII. “Primero constituimos una comisión porque esto no es labor de solo un profesor y decidimos qué tipo de movilidad se va a realizar. En febrero de cada curso comenzamos a coordinar el programa. Hemos decidido que en este instituto mantendremos las movilidades hasta el año 2027. Para este curso 2022-23 ya está decidido que en Bachillerato la movilidad sea para los alumnos de primero y seguramente decidamos que para Secundaria sea en tercero. Esto va un poco en función de los temarios que queremos trabajar en cada ocasión y siempre en coordinación con el equipo directivo”.

Marcos es estudiante de segundo de Bachillerato en este instituto conquense y el curso pasado participó en una movilidad de corta duración, de una semana, en Suecia. “Compartimos clases con ellos lo que nos permitió conocer el sistema educativo sueco que, la verdad, es bastante diferente de lo que estamos acostumbrados aquí”, apunta Marcos, que destaca que “aquí estamos más acostumbrados a que sean los profesores los que nos pongan la tarea y nosotros la desarrollemos y ellos, en cambio, suelen buscar sus propias tareas y presentarlas en forma de proyectos a sus profesores”.

El instituto Alfonso VIII de Cuenca, junto al Liceo Carlo Botta de Ivrea, en Italia, y al Vimmerby Gymnasium de Vimmerby, en Suecia, desarrollan el proyecto Unidos por la mitología. / IES Alfonso VIII

Unidos por la mitología

Actualmente, el instituto Alfonso VIII de Cuenca, junto al Liceo Carlo Botta de Ivrea, en Italia, y al Vimmerby Gymnasium de Vimmerby, en Suecia, desarrollan el proyecto Unidos por la mitología que nació en 2020 “con el objetivo de descubrir lo que nos une en culturas tan diferentes como la nórdica y la mediterránea”, explica Nuria Moreno. “Pusimos el punto de interés en la mitología porque consideramos que es un tema atractivo para los chicos y chicas de hoy en día tanto en el cómic como en las películas y que les iba a permitir averiguar aspectos en común de esas culturas tan diferentes y al mismo tiempo indagar en el origen indoeuropeo de las lenguas sueca, italiana y española”.

Marcos Godoy ha sido uno de los investigadores y redactores de los reportajes publicados en la revista Mitomanía, el proyecto final del programa en el que han trabajado conjuntamente alumnos de los tres centros de Secundaria. “Ha sido una experiencia muy positiva que nos permitió profundizar en el ámbito de las humanidades, en este caso de la mitología, de la historia nórdica, de la historia romana”, explica Marcos. “Con la ayuda de nuestras profesoras pudimos colaborar en equipo con otros compañeros de diversas partes de la geografía europea. Mientras tú redactas el primer párrafo, el segundo se escribe a varios cientos de kilómetros de distancia, pero a la hora de conformar los reportajes, gracias también a las nuevas tecnologías que juegan un papel fundamental en nuestro día a día, pudimos llevar a cabo este reportaje”. “En torno a ese tema de la mitología vamos descubriendo los puntos de interés que tenemos en común en cuanto a costumbres y cultura, y gracias a eso, pretendemos que el alumno se sienta cada vez más europeo, que tenga un mayor sentimiento de ciudadanía europea”, apunta la profesora.

Presentación de la revista Mitomanía en el salón de actos del IES Alfonso VIII de Cuenca el pasado 27 de septiembre. / IES Alfonso VIII

Más independientes

Las movilidades tanto cortas como largas a estas edades, entre 14 y los 16 años aportan “experiencia e independencia”, dice la profesora. “Cuando los chicos salen fuera asumen responsabilidades y adquieren independencia, además aprenden otro idioma, no solamente inglés, sino que algunos se les ha despertado el interés por aprender en este caso el italiano o el sueco. Se trata también de aproximarse a las lenguas. Además, aprenden a distribuirse y gestionar su tiempo. Nadie va a estar por encima de ellos que les diga de tal a tal hora tenéis que hacer esto. En las movilidades de larga duración los alumnos quedan inmersos en otro sistema educativo. Ellos mismos tienen que descubrir cómo formarse por sí mismos, qué recursos tienen para aprender algo que no han asimilado en clase y se animan a pedirle ayuda a otras personas lo que les hace ser más extrovertidos, más independientes, más autodidactas, más abiertos al mundo y más tolerantes porque, al ver otras culturas, ven que algunas cosas que nosotros reprochamos en España en otros países están permitidas o al contrario”.

Martin, alumno checo

Martin Sochorec es alumno de la República Checa y solicitó ser acogido por tres meses en el instituto Alfonso VIII bajo esa acreditación de Erasmus + que tiene este centro educativo. “Me gusta mucho viajar”, nos cuenta. “Vi esta oportunidad de vivir en otro país, en otra ciudad con otras costumbres y otra cultura y me dije, venga, a Cuenca, por qué no. La ciudad es muy pequeña en comparación con donde yo vivo que tiene 400.000 habitantes, pero es verdad que aquí se vive mucho y eso me gusta”. En cuanto al sistema educativo de Castilla-La Mancha, Martin destaca que aquí “son menos horas lectivas”. “En su país” nos dice, “algunos días salimos a las cuatro o las cinco de la tarde”. También destaca que “se habla más, se piensa más, hay más debate, más discusión en el aula”.

El programa de movilidades educativas de la Unión Europea facilita la formación e interacción de estudiantes de distintos países. / IES Alfonso VIII

Alejandro y Matteo

Alejandro López es de Cuenca y es alumno del Alfonso VIII. Actualmente participa como acogedor en la movilidad de Matteo Scalarone un estudiante procedente de Italia. Este joven conquense ya había participado en una movilidad de corta duración el curso pasado en Suecia. Este año estudia primero de Bachillerato. “Creo que es una experiencia única ya que me ha permitido conocer a una persona como Mateo. Además, puedo disfrutar dos meses con él, puedo entrar en contacto con un país que es cercano, pero a la vez distante como es Italia y me parece una gran oportunidad para mí y para mi familia”

Matteo tiene su propia habitación en casa de Alejandro y los dos van a la misma clase. “Me encuentro a gusto en Cuenca”, reconoce este joven italiano que incluso encuentra “similitudes entre la cultura italiana y la española”. “Estudio español desde hace tres años y me gustaba la idea de ampliar mi aprendizaje en España que es un país cercano. Quería conocer sus costumbres y ver cómo son las personas aquí”. Matteo reconoce que en Cuenca está aprendiendo aspectos del idioma “que no se enseñan de forma académica como expresiones cotidianas, coletillas, chascarrillos e, incluso, algún taco”.

Ainhoa y Alessandro

Igual que Alejandro y Mateo, Ainhoa ha acogido a Alessandro, un estudiante de Bachillerato del Liceo Carlo Botta. “Yo participé en el intercambio de corta duración en Suecia, me gustó la experiencia y decidí probar con el acogimiento”, cuenta. “Allí era todo muy diferente y sí que me gustaría participar en una movilidad exterior de larga duración más adelante”. Ainhoa estudia primero de Bachillerato de Ciencias Sociales y tiene claro que le gustaría “hacer las oposiciones a Policía y estudiar la carrera de Psicología”.

“Me gusta mucho Cuenca, sobre todo su casco antiguo”, confiesa Alessandro, “y también porque puedo ir donde quiera andando, algo que en mi ciudad no puedes hacer. Siempre me ha gustado viajar y estudiar español y estoy aquí sobre todo para mejorar este idioma”.

Alba y Minea

Alba Cano es alumna del Alfonso VIII y también participó en la movilidad de Vimmerby en Suecia. Allí conoció a Minea Snickars. Se hicieron amigas y este curso las dos están en Cuenca. “Hay confianza ya entre nosotras”, dice. “Es una más de mi familia. Está estudiando segundo de Bachillerato, un curso más que yo, pero la ayudo en lo que necesita”. Ainoa valora la experiencia “porque Minea no habla casi español y yo fomento mi inglés conversando con ella. En casa, por ejemplo, mis padres hablan con ella en español”. Minea, aún con el poco español aprendido, nos cuenta que “Cuenca es muy bonita y muy diferente a Suecia”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad