Política

El alcalde de Guardo critica el exceso de burocracia de las administraciones con los ayuntamientos del medio rural

Juan Jesús Blanco lamenta los 11 años de parón de las obras de circunvalación de la localidad o los 4 para lograr la autorización de instalación de una planta de biomasa

Imagen de la variante de Guardo. / Foto Archivo.

Palencia

El exceso de burocracia o la lentitud de la misma no sólo afecta a los ciudadanos, también los ayuntamientos, en especial los más pequeños, sufren los mismos problemas, así lo denuncia el alcalde de Guardo, Juan Jesús Blanco, que lamenta los excesivos periodos de tiempo que llevan los procesos administrativos con gobierno regional o nacional. Asegura en los micrófonos de la Ser que "desde cualquier pueblo ves tus necesidades y problemas y esperas que las otras administraciones lo vean igual pero eso no pasa y es desesperante". Como ejemplo, los 11 años que llevan de parón en las obras de construcción del viaducto que cierre la circunvalación del pueblo. Comprende el regidor que en su día se pararan las obras por problemas con la empresa pero denuncia que no es de recibo que desde 2011 todo sean promesas y ninguna realidad. Una infraestructura muy importante para el eje sub cantábrico que sigue teniendo que desviar el tráfico de determinados vehículos ante la imposibilidad de atravesar Guardo.

Más ejemplos de ese exceso de burocracia es el calvario que llevan pasado para tratar de cubrir las 9 plazas de Policía Local que podrían tener pero que, a día de hoy, aunque resulte increíble sólo cuenta con uno. Tras varios procesos finalmente han logrado cubrir otras dos, algo insuficiente a todas luces.

Frustración también por los continuos impedimentos para instalar una planta de biomasa y un parque forestal en la localidad. Tras trabajar con la misma empresa codo con codo y presentar dos proyectos diferentes, los dos se han encontrado con el rechazo por parte de la Confederación Hidrográfica del Duero. Necesitan de 47 litros por segundo para ponerlo en marcha y no lo autorizan cuando empresas grandes utilizan allí mismo hasta 4.500 litros por segundo. No comprende Blanco cómo no es posible obtener esos 47 que se necesitan para poner en marcha la planta cuando en la zona se han dado de baja actividades que hacían uso de ese agua como los lavaderos, explosivos o regadíos que han dejado de consumir cerca de 7.000 litros. Continuos palos en las ruedas que no hacen sino dificultar la implantación de nuevos negocios en el medio rural.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad