Sociedad

El problema de los dispositivos móviles en clase durante el Mundial: "¿La media hora que hacemos lectura no podemos ver el partido?"

El Mundial de fútbol altera la vida de los centros educativos, especialmente los de secundaria, porque los alumnos utilizan los ordenadores portátiles y los móviles para seguir las retransmisiones de los partidos de fútbol. Algunos centros ya han enviado circulares a las familias advirtiendo que confiscaran los aparatos electrónicos a los estudiantes

Jugadores de España posan antes de iniciarse su primer partido de la fase de grupos del Mundial de Fútbol Qatar 2022 / JUANJO MARTIN (EFE)

Barcelona

Unos pocos institutos se han planteado incluso vetar el acceso a la zona wifi de los alumnos, aunque la mayoría lo descarta porque “en muchos momentos de trabajo en el aula utilizamos esa conexión para buscar información o para hacer actividades online”. Lo cierto es que pocos han sabido prever el impacto que el mundial tendría en las aulas y lo han ido descubriendo sobre la marcha. Ayer en varios institutos, el partido de Argentina se vivió con mucha intensidad en los patios y también en las aulas.

"A la hora del patio los alumnos pueden utilizar sus móviles. Y ayer detectamos que muchos estaban viendo el partido de Argentina en grupos.", explica Marc Hortal, director del Institut Picasso de Barcelona. El problema vino cuando acabó el recreo y algunos de los adolescentes se encararon con los profesores para que les dejaran seguir viendo el partido. "Unos pocos lo siguieron haciendo a escondidas y se generó alguna situación un poco desagradable”. Esta mañana el equipo directivo de este centro ha pasado por todas las clases para recordar a los alumnos que en su tiempo de ocio pueden ver los partidos, pero no dentro del colegio y mucho menos en horas de clase.

En el Institut Quatre Cantons, en el barrio de Poblenou, el profesorado también ha descubierto los horarios del mundial por el comportamiento de sus estudiantes, que utilizaban los ordenadores de aula para, a escondidas, seguir el mundial. “Hemos enviado un correo a todos los alumnos advirtiéndoles y otro al profesorado, para que se asegure que nadie saca al patio ningún dispositivo electrónico” explica su director Oscar Atilde que reconoce que la situación más complicada la tienen con los alumnos de primero de ESO que estos días están de colonias fuera del centro. “Ya les hemos avisado que antes del partido de España tendrán que entregarnos los móviles porque se trata de que disfruten de las actividades que hemos preparado y del entorno natural en el que estamos estos días. El partido ya lo verán en diferido a la vuelta”.

Idéntico argumento utiliza Xavier Murillo, director del Institut de Nou Barris. “Los alumnos solo tienen clase por la mañana, así que, por la tarde, en su tiempo libre, pueden recuperar los partidos en diferido. Yo entiendo que el futbol y un mundial es un centro de interés para ellos, pero nosotros no tenemos los espacios necesarios, ni creemos que tengamos que entrar en este juego, aunque alguno ya nos lo ha pedido. Cada día dedicamos media hora a la lectura y ayer algunos alumnos nos pidieron que en ese tiempo les dejáramos ver el partido”. Murillo explica también que, en sus aulas, hay alumnos de diferentes procedencias y que eso se ha traducido ya en algún “pique” entre los estudiantes que apoyaban a una u otra selección. Esta mañana “muchos llevaban la camiseta de Marruecos, y daba gusto verlos”, explicaba Marc Hortal en el programa Què t’hi jugues! de SER Catalunya, pero “las aulas no son el espacio para esto”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad