Tribunales

Joaquín Benítez, el pederasta de los Maristas, entra en prisión

El único condenado por el escándalo de abusos sexuales en los Maristas ha ingresado en la prisión de Puig de les Basses, en Figueres

El exprofesor de los Maristas de Barcelona Joaquín Benítez, saliendo de la Audiencia de Barcelona / Alejandro Garcia (EFE)

Barcelona

Joaquín Benítez, el único pederasta condenado por los abusos sexuales en los Maristas, ha ingresado en prisión. Este miércoles, a las 20:15 h, el pederasta confeso se ha presentado voluntariamente en la prisión de Puig de les Basses, en Figueres para cumplir una pena de 21 años y 9 meses de prisión. Benítez ha agotado el plazo de 10 días que le dio la semana pasada la Audiencia de Barcelona para empezar a cumplir condena.

Hace seis años que los Mossos d'Esquadra detuvieron a Benítez tras las denuncias de hasta 26 exalumnos de la escuela que le acusaban de haber abusado sexualmente de ellos mientras era profesor de educación física en uno de los centros de la congregación. De esas denuncias, solo prosperaron cuatro. Las únicas que no habían prescrito. Benítez reconoció los hechos e, incluso, dijo sentirse amparado por la institución religiosa.

La Audiencia de Barcelona le condenó en 2019, pero nunca ingresó en prisión, puesto que la sentencia no era firme. Pese a que las víctimas pidieron en varias ocasiones que este pederasta confeso ingresara en prisión, la Justicia dio la razón a Benítez, que pedía seguir en libertad, sin tener contacto con menores, hasta que la sentencia fuera firme. El Supremo falló contra él este otoño, activando la cuenta atrás para su encarcelamiento.

"No deja de ser paradójico que una denuncia con tantísimas víctimas, estemos seis años y pico esperando que Benítez ingrese en prisión, cuando ya debería estar cumpliendo condena", denunció ante la Audiencia de Barcelona, Manuel Barbero, el padre de una de las víctimas y la primera persona que denunció los abusos en los maristas. Tras el largo periplo judicial, en el que, según Barbero, se ha abandonado a quienes sufrieron abusos, "la sociedad no es capaz de pedir a los dirigentes que se investigue más en profundidad" el resto de casos que emergieron tras el escándalo de los maristas. "Queremos saber, las víctimas queremos saber", lamenta Barbero.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad