Actualidad

Algunas ciudades catalanas abren la puerta a aplicar un 'impuesto veneciano' a los turistas que vayan a pasar el día

La capital del Véneto cobra desde esta semana 5 euros a los visitantes que no se quedan a dormir, una idea que convence a municipios como Sitges

Una playa de Sitges repleta de bañistas. / ARXIU ACN (ACN)

Cuando oyeron la noticia en la radio y la leyeron en los periódicos, enseguida pensaron que alguien les llamaría para pedir si les gustaba la idea, explican fuentes del Ayuntamiento de Sitges, en la provincia de Barcelona. Con la aprobación en Venecia de un impuesto sobre el turismo de un solo día, era de esperar que alguien pensara en Sitges -una ciudad que recibe 2 millones y medio de personas cada año, pero en cambio sólo tiene 32.000 habitantes- . "Tenemos policía y servicios de limpieza por sólo 32.000 personas", cuenta la alcaldesa de la capital del Garraf Aurora Carbonell, quien denuncia que los servicios de la ciudad que gobierna no pueden soportar el desgaste de tantos visitantes. Preguntada por la SER, la alcaldesa de Sitges asegura que entienden "perfectamente" la tasa que ha promovido Venecia: "Hay que profundizar y estudiarlo bien, pero es evidente que necesitaríamos una tasa turística así".

En otras poblaciones con un gran alud de visitantes de un solo día, como el caso de Palafrugell y las playas de Calella o Tamariu, no ven tan clara esta tasa, aunque comparten la raíz del problema. "Nuestra realidad no es la de Venecia", explica el alcalde Juli Fernández, quien considera que todavía no están tan masificados como la capital del Véneto. Sin embargo, estudia otras medidas: "Valoramos limitar los accesos en horas concretas de julio y agosto para que sólo sean para residentes".

Una tasa turística ilegal

Pese a la predisposición de ayuntamientos como Sitges o Palafrugell, las competencias sobre tasas turísticas son de la Generalitat, por lo que sus propuestas no pueden convertirse en acciones. Sin una ley catalana que apruebe una tasa turística a quienes acuden a la ciudad a pasar el día, los municipios no pueden hacer nada. En Sitges, la alcaldesa Aurora Carbonell ya piensa en alternativas: "La tasa turística actual sólo la cobramos vía los hoteleros. Si pudiéramos cobrarla también en otros servicios requeridos por turistas, como algunas atracciones, sería muy distinto".

La única vía posible para reducir el número de turistas en determinadas zonas es aprobar un impuesto, porque la Unión Europea invalida otras soluciones imaginativas, como restringir el acceso a los centros históricos mediante una entrada sólo por turistas: es considerada como una discriminación en función de la nacionalidad o lugar de pertenencia. Sólo en algunos casos, como el Park Güell de Barcelona, se ha podido evitar esa consideración europea. Según fuentes del consistorio barcelonés, el recinto de Gaudí es considerado también un equipaje público vecinal, por lo que han conseguido que los ciudadanos del barrio de la Salut, cercano al Park Güell, puedan acceder gratuitamente a él porque el criterio no es el lugar de origen, sino la necesidad de utilizar un parque público cercano al domicilio.

En Palafrugell, el alcalde Juli Fernández asegura que debe buscarse "el mecanismo" adecuado: "Si hemos encontrado cómo suspender las licencias de uso turístico, también debemos encontrar cómo hacer que el turismo sea sostenible".

Sigue el canal de la SER en WhatsApp
Encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

Suscríbete ahora
Ferran Dalmau

Ferran Dalmau

Editor de Hora 14 Catalunya los fines de semana. Periodista por culpa de Tintín. Sigo queriendo ser...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00