Gastro

¿Por qué importan las semillas y variedades tradicionales?

Connecta Natura

Pocos recuerdos existen en mi memoria sin la imagen de mis abuelos en el campo, se intercambian las imágenes entre tierra húmeda y seca, pero ellos siempre están ahí. Desde que tengo uso de razón, mi familia ha estado vinculada a la tierra, cosechando y también sembrando.

Unos días atrás, estuve hablando con mi abuela materna, ella que viene de familia, también campesina, de andar quilómetros y quilómetros de entre La Serra y La Vall d’Alba me contaba que con su hermana se quedaron en una de esas casitas pequeñas que ahora están medio derrumbadas, esas mismas que observaba con ojos curiosos porque no entendía muy bien su función, ya no tienen techo. En una de esas se tuvieron que quedar una semana entera la hermana pequeña de mi abuela y ella porque ella era tanto de caminar que su madre quiso que ninguna de las dos hiciese más quilómetros de la cuenta, una vez más.

Era una época sin coches, más bien sin automóviles y de vida muy rural, postguerra en el Castellón de secano. Así es como se quedaron a dormir una semana entera esperando a sus padres cerca de la cosecha, con la puerta bien cerrada y con el miedo de que algún hombre se acercase. Es precisamente ella, la que sin querer, me recuerda la importancia de cuidar del huerto que, en sus ojos, no es más que cualquier parte del planeta donde pueda crecer vida, también los márgenes.

Pixabay

Este fin de semana podremos hablar de ello, comprar plantel, incluso intercambiar semillas. En Eslida, Connecta Natura coorganiza unas jornadas para unir a proyectos comprometidos con la agroecología, por el bien común y con unas actividades centradas en la biodiversidad. Connecta Natura es un colectivo, una asociación de jóvenes especializados, con estudios y mucha motivación por crear colectivo consciente. Trabajan para divulgar las variedades tradicionales, a través de diferentes proyectos también organizan dinámicas participativas para transmitir el conocimiento agronómico y agroecológico. Custodian territorio en Xinquer y en el Ballestar, dos zonas con gran riesgo de despoblación en el interior de Castellón, una más al norte y la otra al sur. No hay límites, no hay márgenes cuando hablamos de fertilidad. Allí, trabajan con frutales tradicionales y también minoritarios, esos que por ser de menor rentabilidad se han apartado.

Eslida será escenario de las segundas Jornadas Agoecológicas de la Serra d’Espadà, JAS. El sábado 14, seguirán su dinámica para generar la red de guardianes de semillas de variedades tradicionales. Tejen una comunidad de personas implicadas en la replicación de estas semillas, para preservar la biodiversidad y la resistencia genética de éstas. Son semillas que contienen mucha diversidad, lo que garantiza más adaptabilidad ante cambios climáticos, también son más nutritivas, pertenecen a nuestra idiosincrasia como pueblo porque nos permiten comer sin depender de la gran industria y porque las variedades locales se adaptan mejor al entorno local. Y así se crea una gastronomía de territorio.

Precisamente, el domingo 15, las JAS organizan un mercado agroecológico, con proyectos agroalimentarios y también entidades de esta misma filosofía. Terrenae como divulgadora gastronómica de Castelló también coorganiza esta parte y ofrecerá una degustación con los productos de la Serra de Espadà. Actividades de concienciación y ocio infantil, también cervezas artesanas, vinos locales, quesos y mucho más que compartir.

Connecta Natura

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad