Bienvivir
Salud y bienestar

Ocho claves para pasar del calzado cerrado a las sandalias

En caso de que el calzado de verano del año anterior tenga las suelas deformadas, es importante retirarlos

Ocho claves para pasar del calzado cerrado a las sandalia / guvendemir

València

El mes de mayo es en el que habitualmente comienza a hacer más calor y es el inicio de calzado más destapado como las sandalias. Por ello, el Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) ha señalado la importancia de hacer una correcta transición del calzado cerrado a las sandalias para proteger la salud de los pies.

“Las talalgias y la fascitis plantar junto a rozaduras y laceraciones son algunas de las dolencias más comunes que aparecen en nuestros pies en esta época del año al cambiar el tipo de calzado que usamos de forma habitual. Hemos de tener en cuenta que pasamos de usar un calzado cerrado que sujeta muy bien el empeine y el talón, habitualmente con suelas gruesas, a unas sandalias que seguramente tendrán menor agarre, una suela más fina, y en muchas ocasiones ni siquiera llevan sujeciones adecuadas al pie”, ha explicado Pilar Nieto, presidenta del ICOPCV.

Para proteger la salud del pie, los podólogos han realizado un decálogo para pasar del calzado de invierno al de verano:

1. Realizar una transición progresiva al nuevo tipo de calzado. Por ejemplo, comenzar con uno que sea más abierto pero confiera seguridad al movimiento del pie sujetando empeine y talón.

2. Optar por un calzado ligero que permita al pie estar más fresco y más suelto. Son buenas opciones aquellos que son de tela o de pieles tratadas, los materiales técnicos cada vez más estudiados y perfeccionados, muy transpirables y que evitan el exceso de sudoración.

3. Evitar pasar del calzado cerrado a las sandalias directamente.

4. Evitar usar un calzado excesivamente plano para que no se cargue la fascia plantar.

5. Repasar el estado de las suelas del calzado de verano del año anterior y, en caso de deformidad, retirarlas.

6. En el caso de las personas diabéticas, realizar todos los días revisiones de los pies. Al dejar de utilizar calcetines pueden aparecer ampollas o heridas que, en su caso, pueden tener dificultades de cicatrización y derivar en úlceras. Si hay ampollas o laceraciones, es aconsejable acudir al podólogo para tratarlas y hacerles seguimiento.

7. Realizar una revisión con un podólogo para asegurarnos de que no han aparecido patógenos contagiosos o infecciosos como hongos o papilomas, por ejemplo. Y, en caso de hayan aparecido, aplicar el tratamiento adecuado con la máxima celeridad posible.

8. Realizar una quiropodia en el podólogo para eliminar durezas, repasar las uñas y, por supuesto, revisar talones, y tratarlos cuando sea necesario, para evitar las dolorosas grietas.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad