Fútbol
VALENCIA CF

¿Cómo influiría en el Fair Play del Valencia no vender a nadie antes del 30 de junio?

El club daría unas pérdidas en el ejercicio 21-22 de alrededor de 70 millones de euros que afectarían considerablemente al coste de plantilla para la próxima temporada

Valencia

Es un asunto un poco farragoso para explicarlo por escrito, pero vamos a intentar hacerlo de la forma más didáctica posible. Para elaborar el límite salarial de los equipos, LaLiga hace una resta entre los ingresos y los gastos. Así, a bote pronto, parece bastante sencillo, pero en este cálculo entran muchísimas variables que hay que tener en cuenta para ser lo más precisos posible en esta estimación que vamos a hacer del Fair Play Financiero del Valencia para la próxima temporada, siempre que no obtenga ningún beneficio neto por la venta de jugadores de aquí al 30 de junio. Si lo obtiene, recalcularemos la ruta en su momento.

Empezamos por los gastos de estructura del club. Según su propio presupuesto para la temporada que toca a su fin, entre los gastos de personal no deportivo, los de explotación, los financieros y los aprovisionamientos, el Valencia tiene unos gastos totales de 54 millones de euros.

Y ahora vamos con lo más complejo que es calcular los ingresos, en base a los mecanismos que utiliza LaLiga y después restar la parte correspondiente a las pérdidas en el ejercicio. En el capítulo de ingresos puros, entre los derivados de la televisión, los de publicidad, los de marketing, los de abonados y taquillas, y los obtenidos por competiciones nos salen alrededor de 110 millones de euros.

Luego, LaLiga establece como ingreso, no el beneficio neto obtenido por la venta de jugadores durante el curso en cuestión, sino la media de las tres últimas temporadas. En el caso del Valencia fueron 31 millones los que obtuvo en la 19-20, 50,7 en la 20-21 y únicamente la venta de Daniel Wass en la 21-22 por la que consiguió un superávit de 1,25 millones. la media de la tres es de 27,65 millones de euros.

También computa LaLiga las ampliaciones de capital que realizan los clubes, y este año, en el caso del Valencia fueron de 44,3 millones. Como el Valencia está en el último escalón de los tres que hay establecidos en función de la situación económica de cada club, es decir, en el último, sólo puede utilizar el 50% del total de la ampliación, a razón de una cuarta parte cada una de las cuatro próximas temporadas. O sea, el 25% de 22,15, que son 5,53 millones.

Sumamos todos los ingresos y nos da la cifra de 143 millones de euros. A partir de aquí, si no hubiera pérdidas, la resta sería sencilla: los 143 menos los 54 de gastos y eso sería lo que tendría el Valencia de dinero disponible para confeccionar su plantilla dentro de los límites establecidos por LaLiga. Pero falta contabilizar las pérdidas, esos 70 millones de euros la entidad daría de déficit si no obtiene ningún ingreso neto en los próximos días.

Tenemos que sumar esos 70 millones de pérdidas a los 31,2 de tuvo la temporada anterior porque son las dos en las que el COVID ha afectado a la situación económica de los clubes. Vamos a redondear en 100 millones de pérdidas en ambas campañas. A esta cifra le restamos los 15 millones que el club obtuvo de CVC y que ya ha destinado a operaciones de entrada de jugadores, porque es un ingreso que el club ha obtenido con este fin. Nos quedamos en 85 millones. A continuación restamos los alrededor de 45 millones que estimamos que el COVID ha perjudicado a la economía del Valencia, Vamos ahora por 40. Y de esos 45 motivados por la pandemia, LaLiga sí que incrementa en un 15% los números rojos del club para el cálculo del Fair Play. Es decir, 6,75 millones que sumar a los 40 que llevábamos, o lo que es lo mismo 46,75 millones que tenemos que restar a los ingresos antes explicados.

Ahora agrupamos todos los conceptos. Gastos: 54 millones. Ingresos: 143 - 45,75 = 96,25. Ingresos menos gastos: 96,25 - 54 = 42,25 millones de límite de gasto de plantilla 22-23.

Esta cifra sería algo superior a la que le otorgó LaLiga al Valencia el verano pasado, que fueron 32 millones, que luego pasaron a casi 58 tras el mercado de invierno; pero seguiría estando muy distante de coste de plantilla real, que ahora es algo inferior a los 100 millones de euros. Es decir, que el Valencia seguiría excedido en el Fair Play, lo que influye negativamente a la hora de hacer fichajes, ya que sólo podría utilizar para realizar incorporaciones el 25% o el 33% (dependiendo del jugador traspasado) de lo que aligere su plantilla con cada venta y del beneficio neto obtenido por ella.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad