Vídeo

CONSEJO DE MINISTROS Luz verde a la norma para la futura cohesión del Sistema Nacional de Salud

Sociedad
MOROS Y CRISTIANOS 2023

Una extraordinaria Embajada Mora para conquistar Alcoy

Óscar Martínez, embajador moro, y el debutante Antonio Delgado, embajador cristiano, protagonizan una intensa guerra dialéctica sin acuerdo para que los cristianos abandonen la villa

Los cristianos dominan las tierras de Alcoy pero los moros también quieren ser dueños de esta villa. La capital de l’Alcoià, como cada 24 de abril, recrea la batalla entre ambos bandos. Un enfrentamiento que, en primera instancia, quieren evitar llegando a un acuerdo verbal.

Para ello, el jefe de las huestes de la media luna ha enviado a un emisario con un mensaje muy claro: que los cristianos se rinda y dejen este territorio. A las 10:01 horas, entraba en la plaza de España el jinete de la Filà Ligeros que, pocos minutos después, ha depositado el pergamino en la pértiga con la anécdota que el texto ha caído mientras el sargento lo subía al castillo. Lo han vuelto a enganchar a la vara larga y en este segundo intento ha sido un éxito y el mensaje a llegando a las manos del capitán.

La máxima autoridad de las tropas de la cruz, tras leer el ofrecimiento del capitán moro, ha rechazado la oferta. El jinete moro ha regresado velozmente al asentamiento de las tropas de Al-Azraq para trasladar la negativa de los cristianos.

Las huestes mahometanas no se han rendido y han contraatacado con un segundo intento. Esta vez, minutos antes de las 10:30 horas, ha llegado el embajador moro, Óscar Martínez, acompañado por el sargento moro, David Antolí, con la bandera en son de paz, para convencer a los cristianos de dejar la villa de Alcoy.

En la fortaleza festera le espera el capitán cristiano, Jesús Mullor, de la Filà Cruzados, y el embajador cristiano, Antonio Delgado, que debutaba en el cargo, que seguían transmitiendo que no iban a rendirse. El embajador moro insistía pero al escuchar el no rotundo de sus contrincantes ha decidido poner fin a la negociación al grito de “Viva Al-Azraq! Tomemos el castillo” y la respuesta de los cristianos: “Alcoians, per Sant Jordi i Aragó, a defensar la fe de Jesucrist”.

Un fuerte aplauso del público ha escrito el punto final en la guerra de las palabras para dar paso a la batalla de arcabucería.

Un año más, en la espera de la llegada del embajador moro se ha escuchado la fanfarria Fortuna favorable de José María Valls Satorres y que se ha interpretado en directo por un quinteto de metal. Además, parte de los espectadores que estaban en la Bandeja han podido seguir la embajada gracias a la interpretación en la lengua de signos.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00