Tribunales

Tres vigilantes de la discoteca Mya de València se sentarán en el banquillo por presuntamente agredir y romper la nariz a un joven al grito "moro de mierda, te mato"

La víctima portaba una pulsera que le daba acceso a la zona VIP y los vigilantes le sacaron de la discoteca sin mediar palabra para consumar, según la denucia, la agresión en el exterior

El agredido en una imagen de archivo / València Acull

Valencia

Ocurrió el 6 de marzo de 2022. Casi dos años después, el próximo uno de marzo, arrancará el juicio sobre lo ocurrido aquella noche: Un joven de origen marroquí accedió a la discoteca entre un grupo grande de personas. Una vez dentro, con una pulsera que le habían dejado para estar en la zona VIP y ya con una copa en la mano, fue invitado por personal de seguridad a abandonar las instalaciones. Según la víctima le obligaron a salir y una vez fuera comenzaron a empujarle y a darle golpes y patadas. Cuando ya tenía la nariz rota le dejaron tirado y le arrancaron la pulsera.

El joven, como informó en su día la Cadena SER, presentó la correspondiente denuncia tras ser atendido en el hospital de la fractura de varios huesos de la nariz y de erosiones en el cuello y la muñeca. La Fiscalía provincial de Valencia considera que los hechos denunciados son constitutivos de un delito de lesiones con el agravante de abuso de autoridad por lo que pide para los tres vigilantes investigados una pena de tres años de prisión y que indemnicen, conjuntamente, a la víctima con 2.240 euros.

El abogado del joven, Juan Molpeceres, aún va más allá. Considera que los hechos pueden ser considerados constitutivos de "un delito de lesiones y un delito contra la integridad moral con el agravante de discriminación racista y de abuso de autoridad". Insiste en que en todo momento los presuntos agresores, los vigilantes encausados, se dirigieron a la víctima como "moro de mierda" y "moro de mierda, te mato". Además, el letrado asegura que las secuelas no han sido solo físicas sino también psicológicas.

La importancia de denunciar

València Acull, entidad a la que acudió el agredido, destaca en un comunicado "la importancia de la acción de denuncia para evitar que se produzcan situaciones similares con impunidad. Y coinciden con el abogado defensor Juan Molpeceres en que "existen indicios suficientes para señalar que los acusados cometieron los hechos movidos por una motivación racista".

Asimismo, en ese comunicado destacan que la discoteca, gestionada por el grupo Salamandra e integrada en la Ciutat de les Arts i les Ciències de València por concesión de la Generalitat, negó en un primer momento la agresión aunque "al visionar las imágenes de las grabaciones de esa noche, los mismos trabajadores investigados involucraron a otros empleados entre los agresores".

Y añade que "aunque la misma empresa haya tratado de desvincularse del ataque racista llegando a asegurar que su plantilla es 'plurinacional', en internet se pueden encontrar numerosos comentarios de clientes y clientas de la discoteca Mya denunciando actitudes racistas y machistas de los vigilantes".

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00