SER Deportivos BenidormSER Deportivos Benidorm
Más deportes
Natación

Escucha a un emocionadísimo Jorge Crivillés nada más terminar de unir a nado Tabarca y Benidorm

El nadador alicantino invirtió apenas catorce horas en cubrir el medio centenar de kilómetros que separan ambos puntos

Escucha a un emocionadísimo Jorge Crivillés nada más terminar de unir a nado Tabarca y Benidorm

Escucha a un emocionadísimo Jorge Crivillés nada más terminar de unir a nado Tabarca y Benidorm

03:32

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1717867509792/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

El sol de junio, algo tapado por la calima que se ha instalado estos días sobre la provincia de Alicante, animaba a miles de bañistas a acercarse en la tarde de este sábado a las playas de Benidorm. En la más pequeña de todas ellas, la del Mal Pas, un nutrido grupo de personas ataviadas con camisetas azules oteaba el horizonte hasta que, de repente, rompía en aplausos. En la orilla, rodeado de un grupo de amigos que se animó a hacer los últimos metros, emergía Jorge Crivillés, el hombre que durante las últimas catorce horas había unido a nado las islas de Tabarca y Benidorm.

Nada más salir del agua Crivillés reconocía a los micrófonos de Radio Benidorm-SER que “estoy un poquito cansado, pero muy satisfecho y orgulloso de lo que he hecho”.

Jorge Crivillés era en ese momento un hombre cansado, sí; pero también un hombre feliz y emocionado. Tanto que, mientras habla con el periodista, se le llega a escapar alguna lágrima. A él, el único español en completar el reto de ‘Los 7 océnanos’, algo así como los catorce ochomiles de la natación.

A él, que ha nadado los 41,8 kilómetros del Canal de Molokai (Hawái), los 33,7 kilómetros del Canal de Catalina (California), los 33,7 kilómetros del Canal del Norte (entre Irlanda y Escocia), los 26 kilómetros del Estrecho de Cook (Nueva Zelanda), los 34 kilómetros del Canal de la Mancha, los 47 kilómetros del Estrecho de Tsugaru (Japón) y los 14,4 kilómetros del Estrecho de Gibraltar… nadar en su tierra, ante su gente, le tocó el corazón.

“Ha sido muy especial porque ya estás viendo el recibimiento. Hacerlo en la ‘terreta’ tiene ese plus… aunque también tenía un poco más de presión. Al final, ha salido y estoy súper contento y encantado de este recibimiento tan espectacular que he tenido”, reconocía profundamente emocionado.

A Crivillés la sonrisa no se le borraba del rostro después de haber completado a nado los 50 kilómetros (en línea recta, él ha nadado una distancia superior) que separan las islas de Tabarca y Benidorm en apenas catorce horas.

El alicantino, que el día 4 de noviembre tuvo que desistir de su primera intentona debido al fuerte temporal de aquella noche, se había lanzado al agua desde la única isla habitada de la Comunitat Valenciana a la una de la madrugada y arribó al icónico islote de la capital turística de la Costa Blanca cuando el reloj todavía no había marcado las tres de la tarde.

Y aunque en esta ocasión la meteorología no supuso un obstáculo insalvable, Crivillés tuvo que retrasar 60 minutos su salida sobre el horario previsto para que el mar se calmara un poco. Además, y como ya adelantó en los micrófonos de Radio Benidorm-SER apenas unas horas antes de iniciar su aventura, el viento esta vez jugó a su favor en el tramo final.

Al terminar, afirmaba que “he tenido una ayuda por parte del viento del sur, pero he tenido cal y arena porque al principio hemos tenido un Levante muy fuerte que, de hecho, hacía que la gente de Tabarca me preguntara si iba a salir con tanto viento. Yo tenía claro que sí. Sabíamos que el tiempo iba a cambiar, pero las primeras horas las he sufrido bastante”.

Una vez en la isla de Benidorm, Crivillés y su equipo pusieron rumbo al Club Náutico en barco para, desde allí, completar a nado la longitud del espigón, acompañado de algunos amigos, y ser recibido por la multitud en la playa del Mal Pas, donde algunos bañistas no salían de su asombro al ser conocedores del reto que había afrontado ese nadador al que todos aplaudían durante las últimas horas.

Antes de disfrutar de un merecidísimo descanso, Jorge Crivillés recordaba que “este reto tenía un componente solidario y muy especial porque ha sido para colaborar con la Fundación Isabial con un proyecto que tienen de investigación de la leucemia pediátrica en el Hospital Doctor Balmis de Alicante. Por mi trabajo tengo contacto con los hematólogos, los oncólogos… y para mí tenía un componente emocional muy fuerte”.

Sigue el canal de Carrusel en WhatsApp
¡Bienvenido al canal de Whatsapp de Carrusel! Toda la emoción del deporte, EN DIRECTO. Dirige Dani Garrido

Suscríbete ahora
 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00