Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 16 de Agosto de 2022

Otras localidades

Funcionarios vuelven a salir a la calle y cortan la Gran Vía para protestar por los recortes

Han vuelto a salir este lunes a la calle y han cortado varias calles del centro para protestar por los recortes anunciados por el Gobierno de la Nación

Los funcionarios se manifiestan por el centro de Madrid / El centro de Madrid volvió a convertirse anoche en escenario de protestas. En esta ocasión protagonizada por policías, bomberos, profesores, sanitarios y funcionarios públicos.Convocados por las redes sociales, han salido para mostrar su repulsa a los recortes anunciados por el Gobierno. Eran cientos de personas, cuya intención era acampar frente al Congreso de los diputados. Sin embargo, un amplio despliegue policial se lo ha impedido, lo que les ha llevado a movilizarse por distintas calles de la ciudad.La sede nacional del Partido Popular se convertía casi en parada obligatoria, pero no era el final de la marcha. Por Cibeles y Gran Vía llegaban a las cercanías del Congreso.Allí 50 furgones policales bloqueaban cualquier acceso. e impedían la acampada prevista. Pero no acababan con su indignación.Los gritos se han seguido entonando hacia Neptuno. Allí, algunos transehúentes se han convertido en protagonistas involuntarios. Pacífica manifestación que quedaba latente en este gesto. Algunos agentes cambiaban sus cascos por gorrasA pesar de las reticencias de algunos al desalojo no se han producido serios altercados. Tan solo algunas identificaciones y una detención. / ATLAS

La marcha, autorizada por la Delegación del Gobierno en Madrid, ha discurrido entre las 11 y las 13 horas entre el número 24 de la Gran Vía hasta el número 30 de la Alcalá

Están de luto, por eso han vestido completamente de negro, el color de la muerte, porque sus derechos han muerto con los recortes que han aplicado sobre los funcionarios, tanto la administración Central, como la Comunidad de Madrid, o el Ayuntamiento de la capital.

Durante tres horas el centro de Madrid ha vivido un simbólico entierro, en la cabecera de la marcha un féretro, dentro el cadáver de los derechos sociales, y velando su muerte, cerca de mil funcionarios - según los mandos policiales que han vigilado la marcha-.

Por primera vez, todos los funcionarios han participado en una concentración organizada - hasta ahora todas las protestas habían sido espontáneas- que ha contado con la autorización de la Delegación del Gobierno de Madrid, en la que se ha vivido un ambiente festivo, pero sobre todo muy reivindicativo.

Durante toda la marcha han coreado todo consignas como "¡Estamos hasta las huevos!, ¡Manos arriba, esto es un atraco!, ¡Todos los ladrones están con los leones!, ¡Que el próximo parado sea un funcionario! ó ¡Hasta las pelotas, de leones y gaviotas!

La gran mayoría de los manifestantes han sido bomberos, pero también se han visto muchos policías municipales sin uniforme, escoltas, profesores, sanitarios, ordenanzas... Todos, de luto han cortado el tráfico de la calle Gran Vía, han llegado hasta la Plaza de Cibeles y han terminado su protesta junto a la Plaza de Neptuno, llegando hasta la Carrera de San Jerónimo donde se han topado con el cordón policial del Congreso de los Diputados.

En ese momento se ha vivido una de las imágenes más tensas de la protesta, policías vigilando a policías, unos uniformados, trabajando, otros de paisano, protestando. Un grupo ha empezado a tirar al suelo las vallas de protección, y los agentes han sacado sus porras.

Mientras una veintena de agentes de la Unidad de Intervención Policial vigilaba a los manifestantes, un grupo de policías de paisano ha empezado a corear "¡No somos delincuentes, somos compañeros!, ¡Date la vuelta!" - en otras protestas los antidisturbios cambiaron sus cascos por gorras como símbolo de solidaridad con quienes se manifestaban, pero eso este lunes ese gesto no se ha producido-.

La marcha de los funcionarios ha terminado pasada la una de la tarde sin incidentes.

ESTA ES LA CARA DE LOS RECORTES

Hay funcionarios que todavía están calculando cuánto dejarán de cobrar sin la paga extra de navidad. Pero la inmensa mayoría tienen ya motivos más que suficientes para no dejar las calles:

Quique es policía municipal desde hace 12 años:"Yo he perdido en 4 años más de 10.000 euros por los recortes salariales que nos han metido. La gente tiene que saber que los policías también estamos indignados"

Charles es bombero: "Se va a producir una situación muy gorda. Preveo unos meses muy movidos. La gente está muy por encima de su límite"

Juan también ejerce como policía: "El uniforme representa un trabajo. Y estamos obligados a trabajar. Eso sí, ahora te planteas el trabajo de otra forma. Yo tengo una familia y ahora tendré que replantearme mi vida tras este recorte"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?