Miércoles, 01 de Febrero de 2023

Otras localidades

Hoy declara el supuesto autor del atropello mortal intencionado en el Polígono Store

El acusado, de 27 años, intentará defender que fue un accidente. Ocurrió en diciembre de 2010, junto a un salón de celebraciones, tras una pelea entre dos grupos

El fiscal pide 18 años de cárcel para el acusado por los delitos de asesinato y conducción temeraria.

En su escrito de acusación, el fiscal relata que el 12 de diciembre de 2010 coincidieron en un restaurante del Polígono Store dos grupos de trabajadores celebrando sus respectivas comidas de Navidad, y sobre las 3:00 horas del día 13 "se produjo un incidente" entre algunos de los integrantes de los grupos, "porque al parecer alguien había estado intentando llevarse el espejo retrovisor de unos de los vehículos aparcados en el exterior".

Uno de los integrantes del grupo del acusado "alertó al resto" de los compañeros de lo que estaba ocurriendo en el exterior del restaurante y el imputado, "enfurecido, empezó a vociferar "me cago en los muertos como coja a alguien lo mato", tras lo cual se dirigió a la calle, pero "al no encontrar al responsable de los hechos" se acercó a un compañero del fallecido y, "agarrándole del pecho, le pidió explicaciones de lo que estaba ocurriendo".

Como consecuencia "del clima crispado" que se generó "por los comentarios de unos y otros", se inició una reyerta en la que participaron diversas personas de ambos grupos, que "acabaron golpeándose" hasta que, en un momento dado, el acusado cogió una botella y, rompiéndola, "pretendió bajar para agredir a alguien, lo que fue impedido por uno de sus compañeros". Ya en la calle, el imputado "pateó diversos coches" de los compañeros de la víctima, generándose una nueva pelea.

En el curso de la reyerta, el acusado optó por montarse en su vehículo y le gritó a un compañero -que estuvo inicialmente imputado en la causa- "que se montara con él para que no le pegaran", tras lo cual, ya dentro del coche y estando el procesado "muy excitado", gritó "algo semejante a "los voy a atropellar" o "me los voy a llevar por delante".

A continuación, puso el coche en marcha y realizó "varios amagos de atropellar al grupo contrario hasta en tres ocasiones, dando acelerones marcha adelante y marcha atrás, echando el vehículo encima de los presentes con peligro cierto de atropello", todo ello hasta que, "en una última acometida, aparcó en batería tras un camión que se encontraba estacionado en la misma calle".

No obstante, "y al ver pasar caminando solo" a la víctima, "esperó a que rebasara su posición para, seguidamente, arrancar su coche, corregir la trayectoria y, una vez enfilada la calle, acelerar bruscamente", tras lo que "emprendió la marcha a alta velocidad y arremetió contra" la víctima "con la clara intención de atropellarle y causarle la muerte, golpeándole inesperadamente por la espalda sin que pudiera haber hecho absolutamente nada para evitar el impacto".

Así, "lanzó al aire" a la víctima "y le hizo caer entre otros vehículos, golpeándose mortalmente en la cabeza" y muriendo en el acto. Seguidamente, "consciente de lo que había hecho y pese a que su acompañante le había advertido que había golpeado al peatón", el imputado continuó la marcha "a gran velocidad", huyendo del lugar.

Algunos de los presentes cogieron sus coches para intentar darle alcance, pero el acusado "llegó a circular a una velocidad próxima a los 140 kilómetros por hora en la ronda Norte, golpeando a dos vehículos que estaban aparcados cerca de la glorieta del tanatorio con el Vacie". Tras ello, el acusado dejó a su acompañante en un local de la empresa en Santa Clara y se marchó al piso de su novia, donde, "al parecer, contó a ésta lo sucedido, llegando a manifestarle "que se joda, que yo no le robo a nadie".

Posteriormente, fue a su domicilio, donde fue localizado y detenido a las 6:30 horas, preguntando a los agentes "qué le ha pasado a quien he atropellado". Los agentes, "al apreciar halitosis alcohólica", le practicaron la prueba de alcoholemia y dio un resultado positivo de 0,35 gramos de alcohol en aire por litro expirado.

Según añade el fiscal, "no consta por prueba alguna que el acusado estuviera especialmente afectado en sus capacidades para conducir, pues acredita destreza suficiente en las maniobras descritas anteriormente, siendo consciente de lo que hacía, pues esperó con sangre fría a que su víctima estuviera en la calle en una posición adecuada para poder realizar la maniobra y atropellarle de forma que no pudiera evitarlo".

Por estos hechos, la Fiscalía pide para el acusado 17 años de cárcel por un delito de asesinato y otro año de prisión por un delito de conducción temeraria, así como el pago de una indemnización de 105.676,22 euros para la novia de la víctima y de 8.806,35 euros a cada uno de sus padres.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?