Viernes, 27 de Enero de 2023

Otras localidades

San Blas late en Montamarta

Colectivos del barrio madrileño gestionan un edificio cedido por el ayuntamiento tras dos años de ocupación pacífica

La entrada del centro vecinal Montamarta

La entrada del centro vecinal Montamarta / NIEVES GOICOECHEA

El nuevo centro vecinal de Montamarta lleva abierto apenas 6 meses y se ha convertido en un importante punto de apoyo para los vecinos del distrito. El edificio ha permanecido cerrado durante más de 20 años hasta que un grupo de jóvenes decidió ocuparlo y reivindicar un nuevo espacio urbano al servicio del barrio. La ocupación duró dos años durante los cuales se negoció la cesión con el ayuntamiento a través de la mediación de la asociación de vecinos San Blas. Hoy es una puerta abierta a las inquietudes culturales, sociales o económicas de los vecinos

El ayuntamiento de Madrid ha cedido el bloque por tres años y mantiene reuniones trimestrales con los diferentes colectivos que gestionan el centro para preparar actividades conjuntas. De hecho , funcionarios de Madrid Salud ofrecen en el edificio talleres de memoria para los mayores, charlas de ayuda a las mujeres que han sufrido cáncer de mama o conferencias orientativas sobre la violencia de género.

El edificio, situado en la calle Montamarta, se ha reformado gracias a una subvención de 300.000 euros procedente del Plan de Barrios municipal, aunque se ha quedado corta para rehabilitar todo el centro que dispone de casi mil metros cuandrados de superficie útil repartidos en tres plantas.

De momento, y, según cuenta uno de sus gestores, Miguel, sólo ha sido posible reformar la planta principal y el piso superior. "Queremos que el piso de arriba acoja clases de flamenco , artes marciales, gimnasia. Todo lo han pedido los vecinos pero lo abriremos cuando haya voluntarios suficientes para dar las clases", asegura.

Voluntarios para todo

Los talleres que imparten los vecinos se hacen de forma voluntaria. A cambio de recibir estas clases, algunos vecinos pagan una pequeña cuota económica para ayudar al mantenimiento del centro y otros ofrecen su tiempo o sus conocimientos al resto de la comunidad.

Hay aulas de apoyo escolar y ocio alternativo para niños, charlas de sexualidad, de informática de conocimiento del propio barrio.

En este semestre han pasado por el centro para asistir a clases o para solicitar algún tipo de apoyo social o económico más de 600 personas. Luis coordina la actividad diaria del centro y organiza las clases y la ocupación de las diferentes salas. "La gente del barrio es muy receptiva. El sólo hecho de transformar el centro ha sido muy positivo para todos. Viene gente de aquí pero se acercan de otros sitios a gotitas", asegura.

El sótano, un futuro estudio de grabación

El sótano es aún un revoltijo de bicicletas , muebles viejos, y herramientas de trabajo. Los vecinos han instalado el suelo con ayuda de algunos desempleados del barrio y han montado un taller de bicicletas."Les enseñamos a que ellos mismos cambien las ruedas, a que adquieran esa responsabilidad", cuenta Miguel.

Este joven integra el grupo de rock alternativo R.E.V.O.L.T.A. que ahora ensaya en un local privado de Madrid por el que paga 500 euros al mes y que espera montar un estudio de grabación en Montamarta abierto a otros grupos. "Ya no es sólo por nosotros . Es por la gente que empieza en la música", comenta Miguel.

Otra de las aulas del edificio acoge ahora una exposición temporal de 4 inmigrantes cameruneses que cuentan, a través de sus fotografías, sus experiencias en Madrid. En una de las paredes se agolpa la ropa recogida por el colectivo Enredaderaque organiza la donación a otros vecinos más necesitados En el futuro , esta asociación intentará recopilar medicamentos, gafas, zapatillas y material de ortopedia.

Proyectos de futuro para Montamarta

La intención de los diferentes colectivos que habitan Montamarta es establecer una red de centros para intercambiar experiencias y que no surjan proyectos de forma caótica, asegura Miguel.

En el centro también se reúne la plataforma antideshaucios del barrio que lidera Gladys. " En este barrio hay un grave problema social- afirma- y afecta a más de 100 personas que no tienen recursos económicos que han ocupado ilegalmente viviendas o que han sido desalojados de sus casas". Esta mujer de mediana edad opina que los vecinos tienen que empoderarse en estos espacios cívicos para buscar salidas al dilema diario que están viviendo,

San Blas 'late' en Montamarta

Noticias relacionadas

  • El nuevo centro vecinal de Montamarta lleva abierto apenas 6 meses y se ha convertido en un importante punto de apoyo para los vecinos del distrito. El edificio ha permanecido cerrado durante más de 20 años hasta que un grupo de jóvenes decidió ocuparlo y reivindicar un nuevo espacio urbano al servicio del barrio. La ocupación duró dos años durante los cuales se negoció la cesión con el ayuntamiento a través de la mediación de la asociación de vecinos San Blas. Hoy es una puerta abierta a las inquietudes culturales, sociales o económicas de los vecinos
Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?