Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Otras localidades

Muere una mujer en Cadaqués esperando una ambulancia que tardó más de una hora en llegar

Una mujer murió el sábado por la noche en una cala de Cap de Creus mientras esperaba que llegara una ambulancia que tardó una hora y 10 minutos en atenderla. El problema es que ni el vehículo de emergencias ni el médico del pueblo pudieron acceder hasta el lugar porque había una valla que debía abrir la policía

Una mujer murió el sábado por la noche en una cala de Cap de Creus mientras esperaba que llegara una ambulancia de Cadaqués, que tardó una hora y 10 minutos en atenderla. El problema es que ni el vehículo de emergencias ni el médico del pueblo pudieron acceder hasta el lugar porque había una valla que debía abrir la policía.

La mujer, de nacionalidad francesa y de unos 60 años, se atragantó mientras cenaba en un velero atracado en la Cala Culip, a pocos kilómetros del faro del Cap de Creus. Sus acompañantes llamaron enseguida al 112. Eran las 22:38 de la noche. La patrulla de Mossos, que venía de Rosas, y la de la Policía Local de Cadaqués accedieron al velero a las 23:40, al cabo de una hora del aviso, y la ambulancia y el médico del pueblo poco antes de la medianoche, concretamente a las 23:58, según los registros del SEM.

Pero los sanitarios habían llegado mucho antes cerca de la cala. El problema es que no pudieron bajar porque el acceso principal, en el Pla de Tudela, donde había estado el Club Med, estaba cerrado con vallas. Para entrar hay una llave que tienen los servicios de emergencia, como la policía o los bomberos, pero que no lleva la ambulancia.

El médico que estaba de guardia en el CAP de Cadaqués, Rafael Macau, explicó a SER Cataluña que hubo descoordinación y que lo vivió con mucha impotencia: "No creo que fuera un error, más bien un problema de coordinación de los que nos envían en lugares que no saben dónde están. Lo más absurdo, lo más estrambótico que nos pasó es que en la carretera de camino al Cap  de Creus quedamos el médico, la ambulancia del SEM y el vehículo medicalizado mientras la Policía y los bomberos pudieron bajar hasta el velero".

Los sanitarios llegaron primero, pero como no pudieron entrar por Tudela, buscaron un acceso alternativo a pie por un sendero. Cuando la Policía Local y los Mossos llegaron, no los vieron porque estaban en un arcén de la carretera a un kilómetro y medio.

El médico de atención primaria, Rafael Macau estaba en el CAP de guardia cuando a las 22:48 recibió el aviso del 061 que la alertaba de que "en una cala cerca del faro del Cap de Creus había una mujer que se había atragantado y que estaba cianótica, de color azul". Él les pidió que avisaran a la Policía Local para que le fueran a buscar y le acompañaran hasta el lugar, sobre todo siendo de noche y en un punto tan apartado. Pero pasaron unos minutos y viendo que no se presentaban, decidió llamarles. "Los municipales me dijeron que ellos tenían que quedarse en el pueblo, que sólo eran dos agentes y que los Mossos ya me vendrían a recoger". Pero como no aparecía nadie, el médico cogió sus enseres y decidió irse con el coche del ICS hacia el Cap de Creus. Antes hizo otra llamada al 061 para tener más detalles de la posición del velero y logró saber que estaba atracado en la Cala Culip.

En un cúmulo de despropósitos, la ambulancia del SEM, que tiene su base en Cadaqués, fue primero hasta otro faro del municipio. Pero cambió de dirección cuando consiguió información más precisa. El médico y la ambulancia coincidieron en la carretera durante el trayecto. Y se encontraron la valla del Plan de Tudela cerrada. Por eso decidieron buscar una alternativa.

"Dos técnicos del SEM bajaron a pie por un sendero para intentar llegar hasta la Cala Culip, pero no lograron acceder y decidieron volver a subir a la carretera. Yo mientras tanto hice varias llamadas a la Policía Local y al 061, pero no tenía cobertura, incluso subí a una colina", explica Macao, que el sábado por la noche se indignó mucho con la situación, explica.

Mossos y Policía Local acabaron accediendo a la Cala Culip a las 23:40. Intentaron reanimar a la víctima al mismo velero sin éxito. Incluso le pusieron un desfibrilador, explican fuentes policiales.

Los servicios sanitarios seguían, mientras tanto, en la carretera a un kilómetro y medio de las vallas. Y mientras buscaban una solución, llegó el vehículo medicalizado (VAM) activado desde el Hospital de Figueres. Nadie lo esperaba en el cruce del Plan de Tudela y pasó de largo. "Algún policía debería haberse quedado arriba esperando los sanitarios, estaba todo el mundo menos nosotros, aunque habíamos llegado al lugar antes", recuerda Macao.

El vehículo medicalizado se encontró al médico y a la ambulancia del SEM en el arcén. Por emisora escucharon que las vallas de Tudela ya estaban abiertas. La policía, e incluso los bomberos voluntarios ya estaban allí. Los servicios sanitarios consiguieron llegar a las 23:58. Por el camino hacia la Cala Culip se encontraron una patrulla de la Policía Local que subía a buscarlos.

Cuando el médico y todo el equipo de emergencias pudieron atender a la víctima, la mujer ya estaba en parada cardiaca. Ni antes la policía, ni después los médicos consiguieron reanimarla.

Fuentes de los Mossos han asegurado que el 061 comunicó en dos ocasiones que no era necesaria su presencia en el lugar porque ya se ocupaba la Policía Local, pero cuando los Mossos llamaron a los municipales, no sabían nada del aviso. El SEM asegura que tuvo muchos problemas para contactar con la Policía Local porque o comunicaban o las líneas estaban sobrecargadas. Cuando Macao volvió al CAP a la una de la madrugada intentó llamar él y también tuvo problemas. El médico descubrió después que tenía tres llamadas perdidas de la Policía de los minutos que había estado sin cobertura en el Cap de Creus.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?