Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Otras localidades

Pablo Antonio Martínez: "No me imagino a mi mujer probando un arma a las afueras de Gijón"

El inspector de Policía está convencido de que los policías de Burgos engañaron con tácticas "de perro viejo" a Triana y Montserrat

El inspector de Policía Pablo Antonio Martínez, marido y padre de dos de las acusadas del asesinato de Isabel Carrasco, Montserrat González y Triana Martínez. /

La octava jornada del juicio por el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, ha arrancado con la comparencencia del inspector de Policía de Gijón, Pablo Antonio Martínez. El padre y marido de Monserrat y Triana ha desgranado, durante 50 minutos, un testimonio que ha arrojado algo de luz en algunas cuestiones mientras en otras han generado bastantes dudas.

El inspector destinado en la comisaría de El Natahoyo desde que sucedieron los hechos, ha asegurado que ni su mujer ni su hija le hacían caso y que no era la primera vez que había recomendado a Triana que saliera de León para encontrar un trabajo. También ha desvelado que creía que su hija tenía más enemigos que Isabel Carrasco dentro de la diputación a lo que ha sumado que por parte de su esposa, Monserrat, había cierta "inquina" a la popular. Sobre el arma homicida ha negado que su mujer hubiera adquirido un revólver en Gijón y no cree, ni mucho menos, que hubiera hido a practicar a las afueras de la ciudad con Armando, propietario del Bar de la Calzada que presuntamente le vendió la pistola.

Pablo Antonio Martínez, marido de Monserrat; presunta asesina Isabel Carrasco

Martínez también ha criticado la actitud de los policías de Burgos asegurando que la declaración que tomaron a madre e hija fue "guiada, escasa y corta con el objetivo de que su letrado no pudiera hacer nada". Según el inspector, las engañaron en base a una supuesta amistad con él para ganarse su confianza y así descubrir donde estaba el arma. Otro capítulo que se ha tratado durante la declaración es el temor del progenitor a un suicidio de su hija ya que en su entorno se habían vivido episodios de este tipo y la joven había perdido 25 kilos. El testimonio ha quedado reflejado en el acta.

 El excomisario de Astorga también ha descrito como una "obsesión auténtica"  de su hija el hecho de permanecer en León. Asegura que tampoco sabía nada de la plantación de marihuana que tenía su mujer en Carrizo ni conoce el nombre de la persona con la que Triana mantuvo una relación de cuatro años. Aunque lo ha preguntado en varias ocasiones, sobre todo a su mujer y también después del crimen, no le han querido desvelar su identidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?