Miércoles, 27 de Enero de 2021

Otras localidades

Opinión

Tarancón y la provincia de Cuenca: Víctimas colaterales de una pugna ajena

"No debemos perder de vista, el empeño por cerrar esta línea, cierre que se paró por la presión popular, pero que ADIF no ha enterrado, sino que sigue en ello con la suspensión total de inversiones desde hace años"

Estación ferroviaria de Tarancón

Estación ferroviaria de Tarancón / fcmaf.es

CadenaSER
Tarancón

Artículo de opinión de Pedro López Ocaña:

La Estación de Tarancón. Siempre ha sido más bien pequeña en, cuanto a superficie edificada, aunque bastante bien dotada en instalaciones ferroviarias, pero hoy roza el abandono. El espacio arbolado de la izquierda era un pequeño jardinillo y la Cantina para los pasajeros de los trenes Ter con primera y segunda clase, e incluso coches cama y el entonces modernísimo Talgo. Ambos llegaban hasta Valencia y Barcelona sin trasbordo. La planta superior, hoy con las ventanas tapiadas era la casa del Jefe de Estación, y a la derecha un cuidado jardín y huerta que hoy es un espacio abandonado con algún que otro árbol sin cuidar; también han desaparecido las viviendas de los encargados del mantenimiento de las instalaciones y el almacén de recepción y facturación del ya también abandonado e inútil muelle de carga y descarga de mercancías.

Hace tiempo, creo que en el primer mandato de Raúl Amores, y siendo todavía presidente de nuestra comunidad José Bono, se nos convocó a una reunión a empresarios y políticos, asistí como representante de nuestra empresa familiar y también como miembro de la Asociación de Comerciantes y Actividades Diversas de Tarancón y Comarca “ALCAD”. Vinieron a informarnos de las ventajas de la línea de Alta Velocidad Madrid-Cuenca-Valencia que se estaba construyendo y en cierto modo a “vendernos la burra” –se llegó a publicar por entonces que se electrificaría la línea desde Tarancón a Aranjuez para ponernos un cercanías con Madrid-- el presidente Bono pretendía, y conseguiría, que todas las capitales de la Comunidad tuviesen AVE, aunque ninguna tenía en principio comunicación con el resto por este moderno ferrocarril, así, tuvieron AVE, Toledo, en una línea exclusiva desde Madrid que acabó con el cercanías Madrid-Toledo y con la línea de Tren Toledo-Aranjuez, con lo que nos quedamos sin conexión ferroviaria con la capital regional todos los pueblos y ciudades por los que pasaba el ferrocarril desde Valencia, que se realizaba mediante un rápido trasbordo en Aranjuez. Así mismo Ciudad Real tuvo Ave con Madrid y Sevilla, pero sin comunicación ferroviaria de alta velocidad con otras capitales de la comunidad, y también lo tuvo Guadalajara con Madrid, Zaragoza y Barcelona, pero tampoco con las capitales de Castilla la Mancha¸ y por último la línea Madrid Valencia a través de Cuenca, pero ésta tampoco tendría comunicación por AVE ni con Toledo, ni con Ciudad Real, ni con Guadalajara, pero sí con Albacete, Murcia y Alicante a través de una desviación cerca de Motilla, por lo que es la única capital de Castilla la Mancha comunicada con otra capital de la región. A aquel proyecto, los periodistas lo bautizaron en su día como “El Tranvía de Bono”.

Pero volvamos a los que nos ocupa: EL FERROCARRIL TRADICIONAL MADRID-VALENCIA, hoy prácticamente abandonado, al menos en lo que respecta a mejoras e inversiones, porque por él siguen funcionando los mismos vetustos trenes diesel que suplieron a los de vapor, llenos de calaverones, inaccesibles por su altura a ancianos y discapacitados en general y con una velocidad media que ronda los 50 km. por hora en muchos tramos e incluso menos en otros, con unos horarios totalmente inadecuados para acudir a las consultas médicas de Cuenca o a los institutos y colegios de los pueblos mayores de esa línea, así como a Madrid. El trayecto a Valencia desde Tarancón dura más de cinco horas y el traqueteo y los bandazos debido al estado de las vías es infernal, insoportable.

En estas estamos, cuando se anuncia la creación, a propuesta del Ministro de Justicia y diputado por Cuenca, Rafael Catalá (supongo que delegado por el ministro de Fomento), de una Mesa de estudio para eliminar las vías a su paso por la ciudad de Cuenca, a la que asistirán políticos y empresarios de la capital, estos últimos representados por CEOE-CEPYME. Hace pocos días se ha conocido que el Vicepresidente de Castilla la Mancha, el socialista José Luis Martínez Guijarro ha cursado la petición de que se incluya al alcalde de Tarancón y no sé a ciencia cierta si a algún representante de CEOE CEPYME de nuestra ciudad. A mi juicio, debería estar representada ALCAD, ya que aparte de ser la primera asociación empresarial de Tarancón totalmente autónoma, sus miembros, participaron activamente en la defensa del ferrocarril tradicional, consiguiendo junto a la Plataforma en Defensa del Ferrocarril de Cuenca que se paralizase el cierre de la línea; y gracias a su colaboración con el antiguo alcalde Raúl Amores Pérez, se consiguió contactar y convencer a la empresa de logística PROLOGIS de Barcelona para que construyera las naves gigantescas que hoy albergan a tres importantes empresas, dos de ellas dedicadas a la distribución a gran escala e intenta atraer otras industrias a esas instalaciones y al polígono industrial Senda de los Pastores, germen de un centro de logística, y que un día necesitarán del ferrocarril con capacidad de transportar mercancías, pues a través de esa línea podríamos hacer llegar los productos actuales de Tarancón y los que en el futuro puedan producirse a Valencia, a su puerto mediterráneo y a todo el corredor ferroviario y por carretera desde la frontera sur de Portugal a Port Bou y la frontera francesa, y vía Madrid, al gigantesco nudo ferroviario madrileño que conecta con todas las líneas radiales hacia el resto de España.

No debemos perder de vista, el empeño por cerrar esta línea, cierre que se paró por la presión popular, pero que ADIF no ha enterrado, sino que sigue en ello con la suspensión total de inversiones desde hace años, con la demolición de instalaciones y los horarios puestos de tal forma que lo convierten en casi inutilizable. Y de trasfondo -pues si no, no podría explicarse de otra forma-, la vieja pugna de la Ciudad de Alicante por adueñarse del mercado del Puerto de Valencia, con la impagable colaboración y apoyo submarino de dos provincias castellano manchegas: Ciudad Real y Albacete, que temen que si resucita la línea Madrid-Valencia, pueda resentirse el tráfico de Mercancías y pasajeros de la línea Madrid Alicante que atraviesa ambas provincias.

Así pues, creo que queda claro que el ferrocarril tradicional hay que defenderlo con uñas y dientes, porque es vital para el futuro de Tarancón y quizás también para Cuenca y por supuesto, para una amplísima zona que afecta a parte de las provincias de Toledo, Madrid, Cuenca y Valencia, además de un radio mucho más amplio si se tuviese la lucidez y el acierto de construir cerca del nuestro pueblo, de sus polígonos industriales y de nuestro nudo de comunicaciones por carretera, una estación de contenedores, es decir, un sistema de grúas puente que permitan descargar los contenedores de camiones a trenes y viceversa, que completen su distribución a las industrias de la zona por carretera. Esto es vital. Sin ello es difícil pensar en un desarrollo sostenido de esta amplia comarca o zona geográfica, pues ya somos un punto vital con nuestra red (todavía incompleta de Autovías, que permiten comunicación directa no sólo con Valencia y el corredor Mediterráneo, sino con Extremadura vía Ocaña-Toledo-Maqueda y con el inmenso nudo de comunicaciones de Madrid capital, a tiro de piedra y hacia toda España por autovías sin peaje. Sólo nos falta que se complete la A-400 desde Teruel a Cuenca y de Tarancón a Toledo y Maqueda, que abriría la puerta de Aragón y Extremadura, así como a la zona occidental de Castilla-León.

Del transporte público por carretera, sobre todo para los temas de sanidad hospitalaria y educación universitaria, de vital importancia por resolver, lo dejo para otro día. Ahora lo importante es salvar el Ferrocarril Tradicional, pues me temo que lo de quitar las vías de Cuenca y Tarancón, como ha dicho hoy por la Cadena SER el presidente de la Plataforma en Defensa del Ferrocarril de Cuenca, será muy probablemente la sentencia definitiva de muerte para esta línea.

Nada me gustaría más que equivocarme en este pronóstico.

Escucha la entrevista en Hoy por Hoy Tarancón con el autor del artículo, Pedro López Ocaña:

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?