Sábado, 08 de Agosto de 2020

Otras localidades

Mario Ocaña

‘Remates’

Rematar las cosas que se inician es un objetivo universal de los seres humanos: desde acabar la primaria hasta finalizar los estudios universitarios.

Firma Mario Ocaña, 'Remates'

Supongo que muchos de los oyentes saben lo importante que son los remates en muchos, casi todos, los aspectos de la vida. ¿Que sería de la basílica de san Pedro de Roma sin la linterna que remata la enorme cúpula diseñada por Miguel Angel? ¿Qué sería del Tour de Francia sin la llegada a los Campos Elíseos parisinos donde remata la carrera? ¿Qué sería, en fin, de los partidos de fútbol sin los remates de cabeza que alteran los marcadores y hacen subir las palpitaciones de los aficionados?

Rematar las cosas que se inician es un objetivo universal de los seres humanos: desde acabar la primaria hasta finalizar los estudios universitarios. Cuando se remata un objetivo, cuando se da la última puntada, uno siente que aquello que empezó en un tiempo más o menos lejano ha sido por fin terminado.

En nuestra ciudad no siempre se rematan aquellas cosas que se principian. Hace pocos años se inició en la ciudad la construcción de carriles bici – de los que por cierto muchos se mofaban y hoy constituyen una de las opciones de ocio y deporte más usados por la ciudadanía – que de norte a sur recorren la urbe. Uno puede desplazarse desde el Rinconcillo hasta el acceso central del puerto de Algeciras pero allí, junto al monumento al maestro Paco de Lucía, se acabó lo que se daba. No creo que llegue a cien metros, lo cual convierte la situación en más irritante, por ridícula, pero no hay más remedio que compartir la acera con los peatones o con los ciclistas, según sea la condición de cada cual en ese momento. La cosa resulta entretenida pues hay que evitar los postes de señales, las farolas, el mal estado de las arquetas y a alguno que otro que cruza la calle por donde no debe y se salta la valla como los banderilleros entran en el callejón delante del toro poniendo en riesgo y peligro la integridad de todo el que pasa por allí. Sin tener en cuenta que, especialmente en verano, la acera compartida alcanza los máximos de ocupación transitaria por viajeros cargados de maletas , mochilas, carritos y otros bultos con destino a o procedentes de Ceuta o Marruecos.

Esta situación, además, deja un poco por los suelos cierta imagen de la ciudad de cara a los transeuntes a los que les resulta dificil entender esa chapuza. ¿Tan dificil es que Autoridad Portuaria, Ayuntamiento y Junta de Andalucía o a quien corresponda, remate los pocos metros de carril que faltan y den a ese punto estratégico de la ciudad una imagen más normalizada para todo el que pasa por allí, que somos muchos?

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?