Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Otras localidades

"No descansaremos mientras haya una sola persona que siga bajando la voz"

Alejandro Ruiz-Huerta, el último superviviente de la matanza de los abogados de Atocha, lamenta la falta de interés del gobierno para trabajar por la memoria democrática del país.

El 24 de enero se cumplen 40 años del atentado que costó la vida a cinco personas en un despacho del número 55 de la calle Atocha. Tres abogados laboralistas, un estudiante de derecho y un administrativo. Un comando de ultraderecha abrió fuego esa tarde contra ellos mientras preparaban una reunión de abogados de barrio.

"Han pasado 40 años pero lo recuerdo como si fuese hoy". Alejandro Ruiz-Huerta, profesor de Derecho Constitucional a punto de jubilarse en la Universidad de Córdoba, es el último superviviente. Baja la mirada mientras recuerda como los asesinos entraron "con unos pistolones que nos anuncian, esas manitas bien arriba".

"Estábamos convencidos de que no iba a pasar nada". Creían que los pistoleros iban buscando información de la huelga del transporte que Joaquín Navarro, líder de CCOO que acababa de salir del despacho, había coordinado muchas veces desde allí.

Pero cree que "una serie de circunstancias extrañas, uno que venía tapado se da un golpe con el quicio de una puerta y se le escapa un tiro, otro entra con la cara descubierta, miradas que se cruzan" hicieron el resto.

Angel Rodríguez Leal, reconoció a uno de sus asesinos. Esa misma mañana coincidió con él en la sede del Sindicato Vertical, donde se había puesto fin a la huelga del transporte. "Esa imagen no me la podré quitar de mi recuerdo en la vida".

Autor de la Memoria Incómoda, Alejandro Ruiz-Huerta, se lamenta porque seamos "expertos" en hacer homenajes, pero "seguimos sin ser capaces de trabajar en serio por la memoria democrática de este país que está silenciada, apagada". "Al poder siempre le ha interesado la misma memoria, la que le mantenga donde está".

"En muchos sectores del gobierno te dicen que esto pasó hace muchos años, como dice Rajoy con el Yak-42" apostilla. Lo de Atocha pasó hace 40 años, pero la Guerra Civil mucho antes y todavía mucha gente mayor sigue bajando la voz".

"Por eso, -vuelve a levantar la misma mirada que se perdía con el recuerdo de lo que pasó aquel 24 de enero- "no descansaremos mientras haya una sola persona que siga bajando la voz y no pueda saber dónde están sus padres muertos en una cuneta"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?