Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 24 de Agosto de 2019

Otras localidades

Zalla y Güeñes a la espera de la solución definitiva a los malos olores, ruidos y polvo de la empresa Glefaran

El Departamento de Medio Ambiente se reúne por primera vez con los alcaldes el lunes tras casi un año de denuncias y movilizaciones vecinales

 Los alcaldes de Zalla y Güeñes han querido explicar en Hoy por Hoy Bilbao que necesitan dar una respuesta eficaz a los más de 2.000 vecinos y vecinas que llevan casi un año denunciando malos olores, polvo y ruido proveniente de la empresa Glefaran ubicada en el barrio de Aranguren. A caballo entre ambos municipios, la empresa es la propietaria de la antigua papelera de Pastguren y se dedica a la producción de pellets con biomasa natural. 

 Javier Portillo, alcalde de Zalla, ha sido contundente. "No se nos ha contestado ni por la anterior administración (PNV) al frente de Medio Ambiente, ni por ésta (PSE)". Preguntado por las esperanzas que tiene en obtener soluciones a la situación que padece su municipio el próximo lunes en la reunión a la que ha sido convocado en el Gobierno Vasco, Javier no cree que sirva para nada. De la misma opinión es Imanol Zuloaga, alcalde de Güeñes y que ha desvelado que "desde el martes de esta semana las denuncias se han incrementado porque los coches aparecen sucios de polvo incluso los felpudos de nuestras casas".

Ambos están de acuerdo en apoyar cuantas iniciativas vecinales surjan para insistir en que aunque la empresa Glefaran cumpla con los requisitos a los que le obliga la licencia en vigor expedida por Medio Ambienteno es suficiente.

En Hoy por Hoy Bilbao, el director de administración ambiental, Iván Pedreira ha asegura que los índices de contaminación no son malos para la salud. Ha recordado que desde el pasado mes de mayo han realizado inspecciones continuas hasta que el pasado mes de diciembre instalaron una unidad móvil para medir la calidad del aire. "Las mediciones concluyen que las concentraciones de partículas sólidas y gases emitidos se encuentra por debajo de los valores límite contemplados en la normativa vigente". Preguntado por la caldera de biomasa que provoca ruidos, el director de administración ambiental asegura que sí genera un nivel de ruido excesivo y da lugar a emisiones esporádicas de polvo en suspensión pero insiste, "no es nocivo para la salud aunque sí molesto".

Los vecinos agrupados en asociaciones sí exigen mediciones en la misma chimenea de la empresa y actuar de forma inmediata para evitar más molestias tras un año de denuncias.

Esta redacción se ha puesto en contacto con la empresa Glefaran sin obtener respuesta.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?