Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 18 de Enero de 2020

Otras localidades

Cuestionar la ayuda a los refugiados es vomitivo

El comentario de Juan Francisco Rojo

Cuestionar la ayuda a los refugiados es vomitivo

Ayer pasaban por los estudios de Radio Palencia Mohamed y Amar, un matrimonio de Alepo. Él es ingeniero y trabajaba en Siria, en una empresa de energías renovables. Ella ama de casa. Ante el estallido de la guerra, el horror, los bombardeos decidieron emprender una huida desesperada con sus hijos de 12, 14 y 17 años. Los cinco subieron a una barcaza para intentar llegar a Grecia pero la patera naufragó y fueron detenidos por ilegales. Salieron, volvieron a intentarlo y llegaron a tierras griegas donde han vivido durante once meses. Uno de los hijos se ha quedado en Turquía. Ahora están en Palencia gracias al extraordinario trabajo de Cruz Roja. No quieren caridad, quieren trabajo.

Esta es la historia resumida en unas líneas y se la quiero dedicar a los indecentes que cuestionan que se ayude a los refugiados. A éstos, a los que quieren poner DNI a las ayudas exigiendo que se entreguen únicamente a españoles, les ponía yo en medio de la guerra de Alepo. Diez minutos, sólo diez minutos, para que vean lo que es el horror. Quienes criticáis que se ayude a los que huyen de la guerra sois unos inmorales, y me preocupa la educación que podáis trasladar a vuestros hijos.

Vivimos plagados de prejuicios. Prejuicios contra los de fuera, contra los catalanes, los homosexuales… ¡qué vida tan triste tienen algunos! Las redes sociales sacan lo mejor del ser humano, pero también lo peor, la mezquindad en su estado más ruin. Lo último, que seguro que, desgraciadamente será lo penúltimo, los comentarios sobre Bimba y Miguel Bosé tras la muerte de la primera por un cáncer. ¿Se puede ser más miserable? Vivimos en un mundo de impiedad, de falta de empatía hacia los diferentes. Soltamos el veneno, la inquina y la ponzoña como auténticos descerebrados, sin medir las terribles consecuencias de nuestra impresentable actitud.

Por eso cuando vi al matrimonio de Alepo en los estudios de esta emisora y a las voluntarias de Cruz Roja acompañándole, sentí un remanso de paz en medio del tsunami de la intolerancia. Me aislaron de la basura que algunos vomitáis en internet, aquellos que son xenófobos, racistas, machistas, homófobos… Y que os quede claro: al de aquí no se le excluye. La ayuda llega para todos los vulnerables. Así que vuestras críticas parten de una mentira que os habéis creído de tanto repetirla.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?