Lunes, 10 de Agosto de 2020

Otras localidades

Salud

Consejos para proteger los ojos frente al frío y el viento

La llegada del invierno conlleva frío, sequedad y viento, factores que pueden llegar a provocar problemas oculares

Consejos para proteger los ojos frente al frío y el viento

EFE

En invierno el sol se sitúa más bajo en el cielo y en un ángulo diferente lo que supone que nuestra exposición a la radiación ultravioleta se incremente por eso es fundamental protegerse los ojos ante el frío y el viento para evitar problemas oculares.

La radiación ultravioleta acelera la aparición de ciertos tipos de cataratas y de la degeneración macular asociada a la edad, dos de los problemas de salud ocular más frecuentes durante la madurez.

La sequedad en el ambiente puede irritar los ojos, una situación especialmente dañina para los usuarios de lentes de contacto: cuando empiezan a secarse, pueden perder su forma y adherirse al globo ocular, lo que causa incomodidad y visión borrosa.

Las calefacciones también suponen un problema añadido en espacios interiores al disminuir la humedad del aire. Aparece, por estas causas, el problema ocular más común en el invierno: la sequedad, que se traduce en una sensación de quemazón o picor o de que un cuerpo extraño ha entrado en el ojo.

Además, cuando hace frío o llueve, dedicamos más tiempo a ver la televisión, a leer o a navegar por Internet, lo que puede incrementar la fatiga visual y la sequedad ocular.

Las personas que experimentan mayor incomodidad son las que padecen el denominado síndrome de ojo seco, que afecta al 10% de la población y cuyos síntomas incluyen dolor, visión borrosa, enrojecimiento o, incluso, lagrimeo excesivo, mecanismo con el que los ojos compensan esa falta de humedad.

Carlos Luengo del Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León en Salamanca aconseja “proteger los ojos con gafas de sol, que ayudan a resguardar del viento, evitando tanto la sequedad ocular como la posibilidad de que se introduzcan pequeñas partículas de polvo o arena, protegiendo además de la radiación ultravioleta, que aunque pueda parecer lo contrario, también es intensa".

Respecto a la sequedad ocular, Luengo destaca que"los ópticos-optometristas ofrecemos soluciones, la más habitual es aplicar lágrimas artificiales, pero lo mejor es una consulta previa para analizar cada caso concreto".

Deportes de invierno

Sin una protección adecuada los daños pueden derivar en lo que se denomina "oftalmia de las nieves" o fotoqueratitis, una especie de quemadura de los tejidos sensibles del ojo cuyos síntomas son: lagrimeo, sensación de cuerpo extraño, ojos rojos, disminución de la agudeza visual…

Hay que tener en cuenta que la nieve fresca refleja cerca del 80% de la luz solar (actúa como una lupa) mientras que la arena de la playa lo hace entre un 10 y un 25%. Y por otro, la proporción de rayos ultravioleta en la luz solar se incrementa un 10% cada 1.000 metros de altitud.

En el caso de los menores, la prevención es aún más importante, ya que los ojos de los niños filtran menos la luz pudiendo sufrir lesiones en el cristalino.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?