Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 23 de Enero de 2020

Otras localidades

Los ganaderos de Soria consideran que la presencia del lobo ha aumentado notablemente en la provincia

Piden a la Junta medidas contundentes para prevenir los ataques a la ganadería

Un nuevo ataque de lobos a una explotación de ovino de carne en extensivo de Vinuesa, que provocó la muerte de cuatro ovejas y la desaparición de un importante número de reses. El suceso se produjo en la orilla del Embalse de la Cuerda del Pozo en Herreros, la misma zona donde recientemente se habían producido otros tres ataques más.

Según la organización profesional ASAJA, Juan Francisco Barcones, aclara que “si la Administración no toma medidas, tendrán que hacerlo los propios ganaderos porque Soria comienza a tomar el mismo camino que otras provincias vecinas en las que los ataques de los lobos a la ganadería ya es un gran problema”.

El pasado mes de octubre también se registraron víctimas en una finca particular de cabras en Navaleno, y varios animales tuvieron que ser sacrificados tras los daños producidos. El año anterior, en Palacios de la Sierra, al límite entre Soria y Burgos, se sacrificó un lobo tras los continuos ataques a la cabaña ganadera del municipios. Barcones insiste en que la actividad ganadera y la excesiva protección del lobo no son compatibles, “o la ganadería o el lobo, pero ambos no pueden convivir, así de claro”.

La provincia de Soria registra cuatro manadas de lobos, tres de ellas al norte del río Duero y una al sur, según el último censo del lobo elaborado por la Junta de Castilla y León para inventariar las familias de lobos. Según los últimos datos, los ejemplares que podrían vivir en estas cuatro manadas serían 35. Los censos se realizan cada diez años con la finalidad de realizar una revisión global de las poblaciones castellano y leonesas de lobo, así como para revisar sus parámetros poblacionales. En toda la Comunidad se contabilizan 179 manadas, con un total de 1.600 ejemplares. 152 de los grupos se encontraban al norte del Duero y 27 al sur del río.

Desde Asaja Soria insisten en que la proliferación del lobo en la provincia de Soria no solo supone un problema para los ganaderos “sino también para la actividad micológica y todo lo que este sector conlleva, entre otras cosas el turismo”.

Por el momento, la provincia de Soria es la que menos manadas registra en el último censo, teniendo sólo por detrás a Salamanca, con tres manadas. En el lado opuesto se sitúa la provincia de León con 54 manadas (10 más que en el registro anterior).

La caza del lobo sólo se permite en terrenos cinegéticos situados al norte del río Duero para disminuir los daños a la ganadería. El año pasado la Junta de Castilla y León permitió que se abatieran seis ejemplares en la zona sur del Duero, donde está protegido por la directiva europea Hábitats. Se autorizó la muerte de dos ejemplares en Salamanca, dos en Ávila y dos en Zamora.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?