Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

‘Tres minutos de abrazo’

Nunca he sido una persona miedosa, intento vivir el presente de una manera valiente y positiva, pero me aterran las imágenes que me llegan del mundo, no el mío, el que cultivo cada día, el que ivento cuando cierro las puertas de mi estudio...

Hoy me levanto aturdida .Cuando recuerdas tan nítidamente los sueños da la sensación de haber estado librando cien batallas mientras dormías y no haber descansado aunque hayas pasado diez horas bajo las sábanas. Esta vez no era una pesadilla, o sí, pero hecha realidad por desgracia.

Nunca he sido una persona miedosa, intento vivir el presente de una manera valiente y positiva, pero me aterran las imágenes que me llegan del mundo, no el mío, el que cultivo cada día, el que invento cuando cierro las puertas de mi estudio...

Hace unos años,durante mi estancia en Berlín  trabajé en un proyecto para mi muy especial; "Tränen Palast ", palacio de las lágrimas en español, era un lugar de encuentro, "vigilado", para personas que vivían separadas por el " dichoso" muro que dividía el lado Oeste del Este partiendo literalmente casas y familias por la mitad.

Me pilló viviendo allí y pude participar en la celebración de los veinte años de su derribo.

Ingenua de mi. En aquel momento quise creer que, el fin de este muro traería consigo el derribo de muchos otros. Ingenua de mi, quise creer en la bondad y la verdadera inteligencia del ser humano.

A veces, me siento como en una película en la que se acerca el fin y te niegas a creer que ganen los malos y al final, como en casi todas ellas, vence el bien sobre el mal, vence el Amor, con mayúsculas.

Si no me equivoco aún hay al menos seis muros que se conozcan en el mundo, algunos separan religiones, otros, como en Brasil, separan a ricos de pobres, uno, muy cercano, que separa los límites entre España y el norte de Marruecos...

En Méjico, al igual que ocurría en Berlín, a veces la puerta de emergencia de la valla entre San Diego y Tijuana se abre brevemente para que varias familias puedan reunirse. Quieren tocarse.

Es curioso, mientras unos no encuentran mejores soluciones y diseñan leyes migratorias para separarnos y a otros sólo les empuja el dinero, el poder ... aplastar al otro si es necesario para alcanzarlo..., Hay personas que cruzan desiertos ,escalan vallas metálicas y atraviesan océanos en busca de ese Amor verdadero; el amor a uno mismo, el amor a una vida digna, el amor a los suyos.

Curioso,cuando menos, que a unos el amor parezca no asomarles ni por la persona a la que tienen al lado y otros luchen toda su vida por tres minutos de abrazo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?