Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

De Ribagorda a Alicante, la historia de Francisco Page, el coleccionista de teléfonos

Conserva una colección de 400 teléfonos antiguos creada a lo largo de su vida, desde el más antiguo de 1898 a los primeros teléfonos móviles en la década de los 80

Francisco Page con una de las piezas de su colección /

Francisco Page es de Ribagorda, un pueblecito del Campichuelo de Cuenca, del que salió con 15 años, a finales de la década de los 50, para buscarse la vida como tantos otros. “El campo me gustaba, pero no era lo mío”, nos cuenta. “En esos años de la infancia llegué a segar, a trillar, a coger aceituna”. Sigue volviendo a su pueblo y a Cuenca capital donde conserva familia, “no tanto como desearía porque yo me acuerdo de Cuenca diecisiete veces al día”, dice. Hemos hablado con él en ‘Hoy por Hoy Cuenca’.

Entrevista con Francisco Page en 'Hoy por Hoy Cuenca'. / Paco Auñón

Uno de los teléfonos de la colección. / Archivo Francisco Page

Con apenas doce años, junto a un primo suyo, crearon su primer teléfono “con un par de latas de tomate y una cuerda”, dice, “conseguimos hacer algunos ruidos, le dábamos a la cuerda y trasmitíamos los golpecitos del morse”.

Con 16 le regalaron su primer teléfono. “Fue en Jerez de la Frontera, un teléfono de hierro de los años 40. A partir de ahí comienza la colección. “Unos los compro, otros me los regalan, pero todos funcionan”. Entre ellos se encuentra el primero que se instaló en su pueblo, en Ribagorda, “un teléfono de madera, de magneto, que al descolgar contestaba la centralita de Sotos”.

El primer teléfono se lo regalaron con 16 años. / Archivo Francisco Page

Su vida profesional le llevó a estar siempre cerca de los teléfonos. Tenía 17 años cuando comenzó a trabajar en Standard Eléctrica, proveedora de aparatos y centralitas de Telefónica, empresa por la que fichó más tarde y con la que llegó a Alicante para montar la numeración de cinco cifras. Allí conoció a la que sería su mujer, motivo más que suficiente para que este conquense echara raíces en la ciudad de la costa Blanca. Poco después crearía su propia empresa de telecomunicaciones.

Teléfonos móviles

La pasión de Francisco Page por la colección de teléfonos continuó con los primeros móviles. “Tengo de todos los modelos, uno de 1987 de tipo maleta que pesaba entre tres y cuatro kilos, más que aquel primero de hierro que me regalaron en los años 60”.

Algunos de los primeros teléfonos móviles. / Archivo Francisco Page

Durante su vida profesional guardó y expuso la colección en su oficina, pero tras su jubilación, cuando la empresa dejó el local, Page está buscado una ubicación definitiva donde puedan exponerse. “Esto es parte de mi vida y mi vida es más importante que estar en un cajón”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?