Viernes, 14 de Agosto de 2020

Otras localidades

Mario Ocaña

‘La Bahía de los diálogos’

Diálogo resulta ser la palabra más usada en los momentos en los que se están produciendo cambios cuyas consecuenciasfuturas ni siquiera podemos prever. Ni a corto ni a largo plazo. El Campo de Gibraltar y los que aquí vivimos nos hallamos expectantes ante una cuestión que, según dicen los gestores de lacosa pública, va a necesitar diálogo.

Firma Mario Ocaña, 'La bahía de los diálogos'

Diálogo resulta ser la palabra más usada en los momentos en los que se están produciendo cambios cuyas consecuencias futuras ni siquiera podemos prever. Ni a corto ni a largo plazo.

El Campo de Gibraltar y los que aquí vivimos nos hallamos expectantes ante una cuestión que, según dicen los gestores de la cosa pública, va a necesitar diálogo. Mucho diálogo.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea, por la voluntad democrática de sus ciudadanos, nos va a poner a todos en una difícil tesitura de aquí a unos meses. Las consecuencias de tal decisión van a afectar a toda la Comarca. Tanto a los campogibraltareños que trabajan en el Peñón y viven fuera de él, como a los propios habitantes de la Roca. Las rupturas, de una manera o de otra, siempre afectan a ambas partes.

Resulta, desde luego, honorable las actitudes oídas de labios de alcaldes, presidentes de la Mancomunidad de Municipios y del gobierno de Gibraltar en el sentido de que todo el proceso debería hacerse de manera que las partes que participan en él salgan lo menos perjudicadas posible: trabajadores y relaciones humanas y económicas principalmente. El mantenimiento y la conservación de las buenas relaciones de vecindad debería ser el principio básico en el que todos deberíamos hacer hincapié ya que de su supervivencia depende la felicidad, y el trabajo, de una buena parte de familias de esta Comarca y eso no es, desde luego, una cuestión baladí.

Los que tenemos algunos años sabemos que las medidas que tienden a interrumpir las relaciones entre los pueblos vecinos nunca son buenas por que rompen lazos y afectos y generan tensiones y rechazos. Lo hemos vivido y de eso no hace tanto tiempo. Espero que, cuando llegue el momento, los encargados de las negociaciones no vuelvan a cometer el mismo error y dialoguen hasta la extenuación pensando en conseguir, a pesar de la ruptura que vendrá impuesta por las instancias superiores de los gobiernos centrales, un acuerdo que permita seguir manteniendo el nivel de relaciones humanas que desde la apertura de la Verja, en el ya lejano diciembre del 82, no ha hecho más que mejorar las relaciones personales, incrementar la distribución de la riqueza y mejorar el nivel de vida de las personas a ambos lados de la frontera de manera significativa en este territorio tan alejado de Madrid y Londres.

Actuar de otra manera, es decir, anteponiendo cuestiones de política internacional, de pactos o acuerdos entre cancillerías, por encima de los intereses de los ciudadanos de a pie, no sería actuar para salvaguardar los intereses de los habitantes de estos territorios tan secularmente olvidados por las administraciones nacionales y europeas, sino mantener, como el que machaca sobre hierro frío, políticas fronterizas que siempre condujeron a callejones sin salida.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?