Lunes, 27 de Septiembre de 2021

Otras localidades

EL BLOG DE LISARDO

Así eran mis viajes con el Breogán

Las horas de bus eran interminables, sobre todo para los que no dormíamos y para los jugadores altos, que no encontraban acomodo en los asientos

El bus del Breogán

El bus del Breogán / Archivo Lisardo Gómez

Desde mi época de jugador hasta mi época de entrenador han pasado muchísimos años, podría decirse que casi toda mí vida estuvo ligada a algún equipo. Aún sin alcanzar la mayoría de edad, tuve la suerte de poder jugar en un equipo senior y en una categoría a nivel nacional, con lo cual desde muy joven empecé a viajar por toda España en innumerables viajes a lo largo de todos éstos años.

Los últimos años en el Breo y debido a las reducciones de presupuesto, los viajes se parecían bastante a los que hacíamos hace muchos años en mi etapa de jugador y en equipos más modestos, largos viajes en bus sin disponibilidad de poder hacerlo en avión.

A excepción de los desplazamientos más cercanos como Coruña, Ourense u Oviedo, cuando jugábamos fuera, la rutina solía ser siempre la misma. Si el desplazamiento no era muy largo, entrenábamos por la mañana en el Pazo y justo al acabar, nos montábamos en el bus y nos poníamos en ruta. Si por el contrario el desplazamiento era de los largos, como por ejemplo Andorra, Málaga, Lleida, Barcelona, Castellón... teníamos que salir muy temprano y no nos daba tiempo a entrenar.

Recuerdo que en mis primeros años como entrenador algunos equipos aún te daban horas de entrenamiento el día anterior sin ningún problema, pero por desgracia, eso fue cambiando y ahora mismo, prácticamente ningún equipo da horas de entrenamiento el día anterior.

Volviendo a los viajes y como decía antes, llevamos ya unos cuantos años desplazándonos siempre en bus, a excepción de los desplazamientos a Mallorca y Melilla, y hace unos años atrás a otras islas como Menorca, La Palma ó Tenerife.

Autobus del Breogán / Archivo Lisardo Gómez

En esos largos viajes, todos nos preparábamos lo mejor posible para afrontar doce o incluso más horas dentro del bus e intentar ir lo más cómodo y entretenido posible. He visto muchas cosas curiosas y cada año siempre aparecía algún jugador con algún invento nuevo.

Aunque en los desplazamientos normalmente sólo íbamos unas 14 personas, el bus siempre estaba lleno, colchones, almohadas, mantas, portátiles, etc y en ocasiones ir del primer asiento que yo ocupaba al último era tarea casi imposible.

Durante todas esas horas nos entreteníamos como podíamos, algunos preferían pasar el tiempo con largas partidas a las cartas, otros preferían ver alguna serie ó película en su portátil o tablet, otros preferían leer, otros escuchar música, aunque la verdad es que con todas esas horas siempre teníamos tiempo para todo.

Hablando de películas y gracias a la tecnología, cada uno veía lo que le interesaba porque hace muchos años en los viajes, veíamos, por decir algo, en la tele del bus alguna película que seleccionaba el delegado y que normalmente a nadie le gustaba, era un clásico que no fallaba en cualquier desplazamiento de la época.

Durante esos largos viajes siempre hacíamos comida en ruta y siempre cenábamos en el hotel, con menús que preparábamos durante la semana y que eran los típicos de un deportista. En esas comidas siempre había dos mesas, una para los jugadores y otra para los técnicos. En esa mesa de los técnicos siempre se sentaban los chóferes que nos llevaban, durante mi etapa de entrenador y de ayudante en el Breo siempre fue así, aunque me consta que algunos equipos y entrenadores no quieren que así sea, cosa que no entiendo.

Autobús del Breogán / Archivo Lisardo Gómez

Una vez jugado el partido y a excepción de los desplazamientos insulares ó Melilla en los cuales teníamos que hacer noche, montábamos en el bus de nuevo y vuelta para casa. Siempre cenábamos en el bus, normalmente pizzas y volvíamos a la rutina de pasar el tiempo lo mejor posible.

Esos viajes de vuelta se hacían muy largos, pero tras una derrota, eran horribles y más para los que no conseguíamos dormir en el bus. También duros para los jugadores, ya que después de un gran esfuerzo físico, no es lo más recomendable meterse doce horas en un bus y más si hablamos de jugadores de gran tamaño que no encuentran acomodo en esos asientos.

Durante los primeros años de la LEB, el presupuesto era distinto y eso permitía que en algunas ocasiones el equipo se desplazara en avión, sobretodo en los viajes más largos. Recuerdo que en alguna ocasión viajábamos en avión y para abaratar enviábamos las bolsas algún día antes por mensajería, nunca tuvimos ningún problema ya que al llegar al hotel siempre teníamos las bolsas allí, cosa que no podemos decir de cuando llevábamos las bolsas con nosotros, ya que en alguna ocasión y en algún transbordo a alguno le perdieron su maleta. Por ese motivo, siempre les decíamos a los jugadores que llevaran en la mochila y en el avión lo más importante para poder jugar, sus zapatillas.

Mucho han cambiado las cosas en todos estos años, así que espero y deseo que todo vaya mejorando y esos viajes vuelvan a ser mucho más cortos y cómodos. Sería muy buena señal. Significaría que la situación económica general va mejorando o que el equipo se desplaza en una categoría superior, cualquiera de las dos me vale, pero las dos serían perfectas.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?