Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

LA VENTANA LA VENTANA Àngel Llàcer en 'La Ventana de la tele'

El SEPRONA investiga a una persona por maltrato animal.

Se le acusa de ser presunto autor de un delito relativo a la Protección de la Flora, Fauna y animales domésticos

El perro fue encontrado en pésimo estado por parte del SEPRONA /

Esta persona está siendo investigada por la Guardia Civil, como propietario de un perro que ha sido encontrado en pésimo estado con heridas y nulas condiciones tanto higiénicas como sanitarias. El estado del animal tras ser reconocido por el servicio veterinario, obligó a las autoridades a sacrificarlo.

Este hecho se detectó por parte de la Guardia Civil, concretamente el Servicio de Protección de la Naturaleza SEPRONA, mientras realizaban tareas preventivas de vigilancia por la Sierra de Segura. Los agentes observaron en un cercado para ganado, que se encuentra situado junto a la carretera de acceso desde las localidades de Santiago de la Espada y Pontones a la aldea de Tobos, a tres perros, de raza mastín, de los que uno se encontraba fuera del vallado en mal estado.

Al proceder a la identificación del animal, mediante la lectura del microchip, pudieron comprobar que en el interior del vallado había otros tres canes más.

Se procedió entonces a inspeccionar al resto de los animales, observando que uno de ellos permanecía de pie e inmóvil, a una distancia de unos treinta metros, el cual realizaba ladridos, al parecer de dolor.

Por eso decidieron aproximarse al animal, lo que les desveló a los agentes que este perro tenía gran parte de la cara herida e infectada, le faltaba un ojo, además de despedir un fuerte olor, observando incluso que le costaba mantenerse en pie.

Por lo que fue intervenido por la Guardia Civil, pasando aviso al Servicio Veterinario encargado de la zona para que atendiera a este perro.

El Servicio veterinario, fue acompañado al lugar por la Guardia Civil, pese a que los componentes de esa patrulla, habían finalizado su horario de servicio, con el ánimo de asegurarse que los perros fueran atendidos, sin que se le impusiera al Servicio Veterinario, ningún impedimento, para reconocer al animal por parte de ningún particular.

El Servicio veterinario, debido a las lesiones que presentaba el animal y debido al tiempo trascurrido sin proporcionar la atención sanitaria debida al animal, optó por sacrificarlo.

Por lo que se imputó en calidad de investigado a un vecino de Santiago Pontones, la comisión de un delito relativo a la Protección de la Flora, Fauna y animales domésticos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?