Jueves, 04 de Junio de 2020

Otras localidades

VÍDEOEDITORIAL

Volver a demostrar que se puede salir una vez más

El comentario de Alberto Calleja

Volver a demostrar que se puede salir una vez más

La pesadilla empezó en 2010 con una rotura del ligamento cruzado de su pierna izquierda. Se rompió en mayo y no pudo volver a jugar hasta enero del año siguiente. Entonces estaba en el Atlético de Madrid pero la reaparición fue con el Málaga al que llegó cedido, supongo que porque el Atleti tenía dudas sobre si volvería a ser el que fue. Sólo un mes después, en Sevilla, se rompió el ligamento de la otra rodilla, la derecha y hasta noviembre no pudo volver a jugar. Fueron otros casi nueve meses de duro trabajo. Ya en el Villarreal, en abril de 2015, esa misma rodilla se volvió a quebrar y este domingo, siete años después, el mismo ligamento de 2010 se rompió ante el Madrid.

No hay otro caso igual en la élite del fútbol mundial. Otros dos jugadores, Rossi y Canales, llevan tres. Es la lesión más temida por los futbolistas, se produce por el intenso trabajo del tren inferior y por los continuos sobreesfuerzos y cambios de ritmo. En otras lesiones el avance de la medicina ha acortado los tiempos de recuperación. En esta no. No hay otra que operar, rehabilitar y esperar. Hace décadas más de un futbolista tuvo que dejar su profesión por UNA lesión de este tipo. Nuestro paisano, con apenas 27 años, lleva CUATRO. Tras la tercera el año pasado debutó con la selección española absoluta y es aún hoy el portero menos goleado de toda la primera división. Sergio ha caído gravemente tres veces y se ha vuelto a levantar. Y ayer mismo – sólo un día después de la desgracia – anunció en un vídeo que volverá a por una cuarta. "Estoy contando las horas para la operación y por volver a demostrar que se puede salir una vez más" – dijo. Y hoy mismo se ha puesto manos a la obra. Serán, tras la nueva operación, otros ocho o nueve meses de entrenamiento en soledad, de duros ejercicios. Será de nuevo la entrada en un túnel que se parece mucho a cualquiera de nuestros túneles porque en la vida a nadie le sale bien todo.

Hay luces y sombras, caídas y levantamientos. Hay gente, sin embargo, a quien una desgracia sume en la tristeza y ya no se levanta. Otros están lamentándose meses o años antes de remontar el vuelo. A Sergio Asenjo el dolor por la nueva desgracia le duró menos de un día. Lloró, secó las lágrimas y a por ello. Su lección vale para el fútbol y para la vida.

El portero palentino pasará a la historia además de por un excelente portero por el ejemplo del deportista, de la persona, que cayó varias veces pero no duró en el suelo más de un minuto. Enseguida se levantó para “volver a demostrar que se puede salir una vez más”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?