Últimas noticias Hemeroteca

El CIMPA de Alcalá de Henares cambiará de gestora en julio

El Gobierno de la ciudad complutense aprueba el pliego de condiciones para la adjudicación del servicio. El precio de salida se ha incrementado en más del doble: de los 80.000 euros a los 185.000

El concejal de Medio Ambiente en Alcalá de Henares, Alberto Egido, durante una rueda de prensa en el Ayuntamiento. /

El Centro Integral Municipal de Protección de Animales (CIMPA) de Alcalá de Henares tendrá nueva gestora a mediados de julio. El Gobierno de la ciudad complutense acaba de aprobar el pliego de condiciones para la adjudicación del servicio y lo hace, de partida, duplicando el precio de salida. La actual concesionaria, Desratizaciones Parque, se hizo con el servicio en 2014 por menos de 80.000 euros, pero el Consistorio alcalaíno contempla para el próximo concurso un precio superior a los 185.000

Para compensar el alto porcentaje de puntuación que supone la oferta económica, el Ayuntamiento de Alcalá de Henares introduce, además, nuevos requisitos como la presencia de veterinarios para la esterilización, la ampliación del horario a sábados y domingos y una exigencia mayor en la calidad del trabajo. "Hay un cambio diametral. Es un giro de 180 grados", ha asegurado Alberto Egido, concejal de Medio Ambiente en el Consistorio complutense.

Con la nueva adjudicación, el Ayuntamiento trata de pasar página a una polémica que se remonta al invierno de 2015 y que se está investigando, aún, en los juzgados. La organización Justicia Animal denunció a principios del año pasado a Desratizaciones Parque por las heridas y graves problemas de nutrición que sufrían hasta esa fecha algunos de los perros que, supuestamente, cuidaban allí. Precisamente, la responsable de la empresa compareció en sede judicial la semana pasada, en calidad de investigada, por un presunto delito de maltrato animal. Raquel Parque declaró que las lesiones que presentaban los animales "eran consecuencia del frío".

Dicho argumento fue rebatido también en sede judicial por el propio concejal Egido y por algunos veterinarios. Fuentes jurídicas informaban a Efe de que el edil dejó claro que la calefacción funcionaba "perfectamente" y que si la empresa decidió no encenderla fue "para ahorrar dinero". Los veterinarios, por su parte, argumentaron que un perro "jamás" hubiese presentado esas heridas debido al frío. Egido asegura que, hoy por hoy, la supervisión por parte del Ayuntamiento "ha mejorado", aunque Desratizaciones Parque se sigue encargando de la gestión del CIMPA.

Desratizaciones Parque podría presentarse, además, al concurso público que se acaba de abrir si la Justicia no lo impide. El Gobierno de Alcalá de Henares confía, no obstante, en que con este nuevo pliego se superen los problemas y denuncias de los últimos años debido a la "falta de supervisión" y al "bajo coste económico solicitado a las empresas".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?