Lunes, 19 de Octubre de 2020

Otras localidades

CALLEJEANDO

El marqués de las reformas urbanas

José Campo Pérez fue el empresario más importante de la burguesía valenciana del siglo XIX y el iniciador de las reformas urbanas clave para la modernización de la ciudad

Pocos personajes históricos hay en Valencia que puedan presumir de un monumento y de una estatua de tan bella factura como la que se alza en el centro de la plaza de Cánovas en honor al primer Marqués de Campo, obra del eximio Mariano Benlliure. El excelso monumento levantado en 1909 en la plaza de Emilio Castelar (hoy Ayuntamiento) y trasladado a su ubicación actual 20 años después, no deja lugar a duda de lo que significó y cuáles fueron los principales logros que Campo alcanzó para la ciudad de Valencia: el ferrocarril, el gas, el agua y el puerto, amén de las obras caritativas. Es por ello que resulta, cuanto menos curioso, que el nombre del Marqués no llegase al nomenclátor urbano hasta 1946 y que además lo hiciese para rellenar huecos del callejero en el barrio de Jesús.          

Y lo cierto es que José Campo Pérez (Valencia, 1814 – Madrid, 1889) fue el empresario más importante de la burguesía valenciana del siglo XIX y el iniciador de las reformas urbanas clave para la modernización de la ciudad. De padre aragonés y madre valenciana, Campo pudo acceder a la educación superior gracias a las rentas del negocio de especias familiar, y con tan solo 28 años fue Alcalde de Valencia, desde donde impulsó las grandes reformas de la ciudad: comienza el empedrado de algunas de las calles más transitadas, impulsa las obras del puerto y establece el servicio de alumbrado público a gas.

En 1846 funda la Sociedad Valenciana de Crédito y Fomento, el primer banco español de inversiones, gracias al cual consigue los fondos necesarios para dotar a la ciudad de la infraestructura imprescindible para la traída de agua potable y la llegada del ferrocarril. Para la primera empresa, la del agua potable, contó con la inestimable aportación del canónigo Mariano Liñán, quien legó a la ciudad su gran patrimonio a la con la única condición de que fuera usado para sufragar el coste de las obras hidráulicas. En 1850 se inauguró el servicio de aguas potables poniendo en funcionamiento la fuente de la plaza de Calatrava, popularmente rebautizada como del negrito, y otras tantas fuentes públicas que se abrieron en distintas plazas de la ciudad. 

José Campo también impulsó la construcción de la línea ferroviaria del Grao a Xàtiva y Almansa para llegar a Madrid y la línea Valencia – Tarragona. Creó el diario “La Opinión”, al frente del cual puso a Teodoro Llorente y fundó el “Asilo de Campo” para niños huérfanos pobres en la calle de la Corona. Fue elegido diputado a cortes en varias ocasiones, y en 1875 Alfonso XII le concedió el título de Marqués de Campo. 

A finales del siglo XIX, al ensanchamiento de la calle Corona surgido con las obras del Asilo, se pensó en rebautizarlo con el nombre de Marqués de Campo, pero finalmente se desestimó. Incluso los vecinos de la cercana calle del Quemadero (hoy Sanchis Bergón) también pidieron en 1903 que se le cambiase el nombre por el del prócer valenciano, con igual resultado. Sin embargo, como hemos dicho anteriormente, la calle del Marqués de Campo no apareció en el callejero valentino hasta 1946, de forma injustificada y con cierta nocturnidad, para rotular una pequeña calle, la número 38 del plano, en el barrio de la Raiosa, muy cerca del mercado de Jesús.

Puedes leer este y otros artículos en: http://valentinatopofilia.wordpress.com/

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?