Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 24 de Agosto de 2019

Otras localidades

No hubo trato de favor a Villarrubia

El comentario de Juan Francisco Rojo

Han pasado unos días desde que un medio digital publicara una noticia en la que dejaba entrever trato de favor de la delegación territorial de la Junta de Palencia a la hija del exsecretario regional del PSOE Julio Villarrubia.

El titular, bastante tendencioso y no ajustado a la realidad, decía: “la Junta aprueba con un 2 en matemáticas a la hija del ex secretario regional del PSOE Julio Villarrubia”. Vaya por delante que ese titular no se ajusta a la realidad, aunque es cierto que la alumna obtuvo una nota baja en septiembre; pero no era esa nota la que se recurría.

Sé que por mucho que me explique, los cerriles no podrán o no querrán entender. Los que ya han prejuzgado mantendrán que el trato de favor se ha producido. Pues que quede claro desde un primer momento, y lo digo después de acudir a varias fuentes de toda solvencia, que en este caso no ha existido trato de favor. Con la documentación que he podido comprobar, si el que recurre es otro padre con los argumentos esgrimidos por Villarrubia, el recurso también prospera.

Y conviene decirlo, porque la infamia se propaga con una facilidad muy dañina. Y en este caso ha habido infamia. En ningún momento se subió la nota de un 2 a un 5, en ninguno. Y quien diga lo contrario, miente. El recurso contra la evaluación de la profesora de Matemáticas del Instituto Jorge Manrique se centra en todo el curso y no en la nota de septiembre.

Es más, la resolución de la Junta estimándolo, hace un detallado recorrido por el rendimiento de la alumna, ejercicio por ejercicio, dato a dato, en el que se constata que la profesora, de la que se dice que tiene el apoyo de sus compañeros de departamento y no es del todo cierto, tiende a evaluar a la baja. Por cierto, me cuentan que es lo que suele hacer esta profesora. Evaluar a la baja lo que se traduce en un alto índice de suspensos en sus clases. Y a mí ese perfil me preocupa; porque yo también lo he vivido en mis carnes con algún profesor. Son los especialistas educativos los que han medido ejercicio a ejercicio, nota a nota, décima a décima el rendimiento de la hija de Villarrubia con la conclusión clara de que tenía que haber aprobado.

Y me consta que ahora hay otros padres que se arrepienten de no haber recurrido como ha hecho el político palentino. Sé que con este comentario no convenceré a los tóxicos, ni lo pretendo. ¿Para qué usar argumentos con los que vuelcan su ponzoña en el ciberodio?

Me consta que hay otro profesor, que está expedientado y por mucho tiempo, que está propagando la porquería alentado por su inquina y rencor hacia el instituto que le expedientó. Este tipo es un peligro para la docencia.

Dicho esto, sé que a Villarrubia no le va a gustar que vuelva a sonar el tema. Pero creo que conviene explicar las cosas como son ante la ceremonia de la confusión que pretenden orquestar algunos. Y es que no todo vale. En este caso lo grave no es lo que afecta al político. Lo grave es que se ha utilizado a su hija para ponerle en la picota. Y eso es juego sucio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?