Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 23 de Julio de 2019

Otras localidades

Entre la decepción y la incertidumbre

Aragoneses en el Reino Unido e ingleses en Aragón comparten puntos de vista ante el inicio del proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea

El Brexit ya es una realidad. Este miércoles, 29 de marzo, Reino Unido comunicará oficialmente a la Unión Europea que quiere salirse del Eurogrupo. Pasados nueve meses desde la celebración del referéndum, los 2.200 aragoneses que viven en las islas británicas siguen viviendo en la incertidumbre y muchos ya no ven tan remoto el tener que hacer las maletas y marcharse.

No solo reina la incertidumbre. También la decepción. Manuel tiene 25 años, es de Zaragoza y lleva dos años trabajando como profesor en un colegio en una zona desfavorecida de Nottingham. "Vine a Inglaterra pensando que era un país un poco más avanzado, pero, en realidad, te das cuenta de que estamos yendo hacia atrás, cerrando fronteras... Me he llevado una impresión diferente de la que tenía".

Lo mismo siente Sara Piquer, de 24 años, encargada de una tienda de productos ecológicos en plena 'city' londinense. Siente que el ambiente está enrarecido, aunque no piensa irse a menos que la echen. "Lo describiría como una mezcla de tristeza y decepción", explica por teléfono desde la capital británica. "Llevo casi 3 años aquí y siempre me he sentido bienvenida. No obstante, desde que el Brexit se ha ido haciendo realidad, he empezado a despertar en mí un sentimiento de desapego a la ciudad, me estoy desencantando de alguna forma".  

Los que respiran con más tranquilidad son los médicos, enfermeros e ingenieros. Reino Unido los necesita, pero el Gobierno británico todavía no ha anunciado ningún plan específico para ellos y muchos se están planteando ya la vuelta. Sara Haro trabaja como enfermera en un hospital de Bristol, en una de las mayores UCI's de Europa, con más de 50 camas. Estima que un 30% del personal del hospital son españoles, portugueses e italianos, y no quiere ni pensar qué sucedería si todos se fueran. La respuesta es clara: "se irá a pique, y lo saben". Por eso, cree que las regulaciones migratorias no van a suponer ningún problema para los enfermeros, eso sí, avisa de que "están privatizando mucho". 

El anuncio del próximo miércoles no solo afectará a los aragoneses en Reino Unido. También a los 650 ingleses que, según el INE, viven en Aragón. No saben qué va a ser de ellos y sienten que el gobierno británico no sabe cómo manejar la situación.

Además, sienten rabia porque aseguran que sus compatriotas fueron manipulados con publicidad centrada en los refugiados y la inmigración. Chelsey, profesora de inglés en la capital aragonesa, afirma que tiene miedo: "ahora vivimos en Europa y pensamos que, a lo largo de la campaña, no hubo suficiente información. Muchos anuncios se basaban en los refugiados y en los inmigrantes, no en los hechos, no en los beneficios que tenemos por ser europeos".

Y no creen en la capacidad del Gobierno de Theresa May para manejar la situación. Donald vive en Francia, pero, cuando puede, cruza la frontera para disfrutar de los Pirineos aragoneses. Considera que "no hay ningún plan", que "no saben y no conocen los detalles". Acusa a la premier británica de haber corrido para llegar al punto en el que están. "Solo han pasado tres meses. Ha ido indudablemente rápido", apunta.

Al final, tanto británicos como aragoneses están igual: sin conocer qué tipo de moneda de cambio son, a menos de una semana de que empiecen las negociaciones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?