Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 22 de Noviembre de 2019

Otras localidades

La caja de gusanos de los niños valencianos

Hablamos de la cría del gusano de seda con Ricardo Franch, catedrático de Historia Moderna y Cotemporánea y especialista en la industria de la seda entre los siglos XVI y XVIII

Imagen de un gusano de seda /

Es a partir del mes de marzo, cuando las hojas de morera comienzan a aparecer, favoreciendo la cría de gusanos de seda durante el mes de abril. Y aunque posteriormente también es posible, resulta más complicado puesto que las hojas están más duras y son menos nutritivas.

La sericultura, o cría del gusano de para producir capullos y, con ellos, la seda misma como producto textil final, fue dada a conocer por el Mediterráneo gracias a los árabes, llegando a la península Ibérica en el siglo IX a través de Córdoba y Granada, para luego llegar a Toledo y por fin a Valencia.

Hablamos de la historia de la cría de los gusanos de seda con el catedrático de historia moderna y contemporánea y experto en la industria de la seda entre los siglos XVI y XVIII, Ricard Franch / CADENA SER

En pleno apogeo de la sericultura, el cultivo de la morera en Valencia fue imparable en la primera parte del siglo XVIII. La producción de materia prima y tejidos provocó que, en 1780, la mitad de la población trabajara directa o indirectamente en la seda.

Desde el siglo pasado, los escolares valencianos siempre han realizado la cría de gusanos de seda como actividad escolar de primavera, aunque cada vez con más dificultad, debido a la disminución del número de árboles de morera en las calles de nuestros pueblos y ciudades.

Curiosidad

Sirva como curiosidad, recordar que la mayor parte de la construcción en 1667 de la Basílica de la Virgen de los Desamparados, ordenada por el rey Felipe III, fue sufragada por vecinos de la huerta de Valencia que gozaban de buen nivel económico gracias a la cría de gusanos de seda en las andanas de sus casas.

Avances científicos

Actualmente, el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA), ha conseguido obtener gusanos de seda en cualquier época del año mediante una dieta artificial.

Esta dieta artificial consiste en un polvo de hoja de morera deshidratada, suplementado con germen de trigo, harina de soja y microelementos. Los gusanos se mantienen en una cámara climática con las condiciones de temperatura y humedad adecuadas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?