Lunes, 16 de Mayo de 2022

Otras localidades

La Escuela Mayor de Danza, condenada a entenderse con el feminismo

Las clases se imparten en un edificio público de dos plantas. Ahora, el Ayuntamiento de Madrid quiere dedicar la primera planta a espacios feministas, aunque no descarta conplementarlo con la Escuela que, relegada a la segunda planta, ha perdido profesores y la mitad de su alumnado

La Escuela Mayor de Danza, condenada a entenderse con el feminismo

Escuela Mayor de Danza

La Escuela Mayor de Danza quiere que el Ayuntamiento de Madrid le deje volver a la primera planta de su actual sede. Se trata de un edificio público. Ahora el Consistorio quiere dedicar esa planta a espacios feministas. La Escuela se encuentra en estos momentos en el segundo piso y, ante tal reducción de espacio, ha perdido forzosamente a la mitad de su alumnado y profesores que han tenido que dejar el trabajo por la pérdida de clases.

La historia de la Escuela Mayor de Danza y el edificio de la calle Amazonas, en pleno barrio de La Latina, se remonta a los años 90. Tras sufrir el atentado de ETA de la Plaza de Ramales, el Ayuntamiento, en esa época dirigida por Álvarez del Manzano, les cedió gratuitamente un espacio público que, sin embargo, se encontraba totalmente en ruinas.

La Escuela se hizo cargo de los gastos de reforma: "Había que hacerlo de todo: luz, agua, tuberías paredes, instalaciones de danza... Todo de gasto privado. Ahí empezó nuestra andadura", nos explica Aurora Zerdán, la directora, sentados en la entrada de la segunda planta del edifico.

Desde la Escuela aseguran que el convenio de cesión se va renovando automáticamente. Todo ha seguido igual durante 20 años hasta 2016, cuando la Junta Municipal de Centro les avisó de su intención de querer utilizar el primer piso del edificio, asegurándoles que se le iba a dar un uso musical, por lo que se iba a poder compartir la planta.

En septiembre, desalojaron la primera planta para que el Gobierno municipal llevara a cabo obras de reforma. Durante este tiempo, la Escuela ha tenido que reducir su numero de alumnos de 400 a 200 y ha perdido profesores por la rebaja de las clases. Pero el mes pasado, Aurora se enteró de que, finalmente, la Junta Municipal ha querido dedicar el lugar a espacios feministas.

¿Hacer pagar por el uso de un edificio público?

Todavía no se sabe si los alumnos y profesionales van a poder volver a la primera planta, compartiendo piso o no con otras actividades. Jorge García Castaño, concejal de Centro, asegura que estudiarán la situación: "Prestan un servicio interesante y hay muchas familias que están recibiendo clases ahí y merece la pena que siga siendo parte del uso. En la medida en la que sea posible compaginar usos, lo harán".

Aun así, desde el Ayuntamiento insisten en que es una sociedad limitada que está haciendo uso de un edificio público, y confirman que en los próximos meses revisarán una situación "que hay que regular", aunque no aclaran si ese regulamiento consistirá en cobrar a una escuela privada por el uso de ese espacio.

 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?