Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 21 de Julio de 2019

Otras localidades

Enrique O’Kelly descubrió hace cien años las pinturas rupestres de Villar del Humo

¿Quién era este señor con apellido irlandés? ¿Qué hacía en Cuenca hace cien años? ¿Cómo descubrió las pinturas rupestres? Responde a esas preguntas su nieto Gonzalo O’Kelly

Enrique O'Kelly. /

Enrique O’Kelly era un ayudante de ingeniero de Montes que trabajaba en el área de Cañete en aquel año de 1917. Un buen día descubrió el abrigo de la Peña del Escrito, en Villar del Humo, donde permanecían ocultas, desde hacía 10.000 años, unas pinturas rupestres. De eso hace ahora cien años. Hemos recordado aquella historia en ‘Hoy por Hoy Cuenca’ con Gonzalo O’Kelly, nieto del descubridor.

Entrevista con Gonzalo O'Kelly en 'Hoy por Hoy Cuenca'. / Paco Auñón

La familia O’Kelly está asentada en Cuenca desde hace cien años, cuando Enrique llegó a esta provincia para trabajar como ayudante de ingeniero de Montes. Procedía de una familia irlandesa que, tres generaciones atrás, arribó en el puerto asturiano de Gijón y se estableció en la península. “No sabemos exactamente cuándo llegó el primer O’Kelly a España”, explica Gonzalo. “Sí sabemos que tuvo dos hijos Juan José y Eduardo del que procede la rama de mi familia. Eduardo se estableció en Málaga. Desde allí llegó a Cuenca mi abuelo con un primer y único destino en el distrito de Cañete, una zona muy amplia que ocupaba cerca de una cuarta parte de la provincia”.

Enrique O'Kelly (en el centro) durante la fiesta del árbol de Cuenca en 1917. / Archivo de la familia O'Kelly.

El trabajo de Enrique O’Kelly consistía en marcar pinos para la tala. “Recorrían el monte todos los días y en una de estas acampadas para pasar la noche, mientras preparaban la cena, uno de los cuadrilleros le habló de que allí cerca había un abrigo con unos dibujos muy raros”, relata Gonzalo. “Mi abuelo pidió que le llevara a la mañana siguiente. El acceso era muy difícil entonces y la zona estaba muy poco poblada, quizá algún pastor o algún resinero pasaba por allí”.

Detalle de una de las pinturas rupestres de Villar del Humo. / turismodecastillalamancha.es

Así se descubrieron las primeras pinturas rupestres de Villar del Humo en el paraje de Peña del Escrito, lugar que ya dejaba alguna pista de lo que podría haber allí. Al año siguiente, en 1918 se localizaron las de Selva Pascuala, y a lo largo del siglo XX otras en parajes como Cueva del Bullón, Castellón de los Machos, Peña del Castellar, Rambla del Anear o Collado del Toro. A esos descubrimientos contribuyeron otras personas como Eduardo Hernández Pacheco, Francisco Benítez Mellado, el maestro Amado Ruiz Ferrer y sus alumnos de Villar del Humo o César López, vecino de este pueblo.

Patrimonio de la Humanidad

Las pinturas rupestres de Villar de Humo, y otras de las localidades cercanas de Henarejos, Pajaroncillo o Boniches, pertenecen al Arte Levantino (10.000 años) o al Arte Esquemático (6.500 años) y están declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1998 bajo la denominación de Arte rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica.

Homenaje

El Museo de Cuenca rinde homenaje a Enrique O’Kelly este viernes 21 de abril en un acto a las 17.30 horas que contará con la semblanza del personaje a cargo de Juan Francisco Ruiz López y con la intervención de Miguel San Nicolás, focal del bien Patrimonio Mundial, Arte Rupestre Mediterráneo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?