Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 13 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Manzanares vuelve por sus fueros y corta dos orejas ante dos buenos 'juampedros'

Ponce se lleva el peor lote de la tarde y a López Simón le faltó medida para subirse al carro del triunfo

El diestro Jose María Manzanares (d) con la oreja que ha cortado a su primer toro de la tarde durante la corrida de la feria de Abril de Sevilla, hoy en la Maestranza, donde ha compartido cartel con Enrique Ponce y López Simón, con toros de Juan Pedro Domecq - Parladé / ()

El torero alicantino José María Manzanares se ha reencontrado con el triunfo este viernes en la Real Maestranza al cortar dos orejas -una en cada toro- ante dos buenos ejemplares de Juan Pedro Domecq en el quinto festejo de abono, tercero del ciclo continuado de Feria.

Se han lidiado seis toros de Juan Pedro Domecq, bien presentados -el cuarto fue más vulgarote- y potables en conjunto a excepción del lote de Enrique Ponce, primero y cuarto.

Enrique Ponce, de crema y oro, silencio en ambos.

José María Manzanares, de azul marino y oro, oreja y oreja.

López Simón, de amapola y oro, ovación y ovación tras petición.

En cuadrillas, Suso, Luis Blázquez y Rafael Rosa, en el lote de Manzanares, y Vicente Osuna y Jesús Arruga, en el sexto, saludaron en banderillas. Paco María picó muy bien al segundo.

La plaza rergistró más de tres cuartos de entrada en tarde desapacible conb lluvia intermitente.

Tuvo buena condición el primer toro de Ponce, tanto que el valenciano se templó a la verónica de salida, ganando terreno y rematando en los medios con media verónica y revolera. La pena es que su actuación llegó hasta ahí porque hasta ahí tuvo motor el de Juan Pedro. El cuarto, más alto de agujas, no humilló nunca y sólo nos dejó ver a un Enrique Ponce muy dispuesto.

Tampoco salió muy sobrado de fuerzas el primer toro de Manzanares, que fue más efectivo que lucido en el recibo de capa y mandó cuidar al animal en el caballo que montó magistralmente Paco María. Respondió el de Juan Pedro al quite por tafalleras de Simón y después, en la muleta del alicantino, sacó carácter del bueno en varias series por ambos pitones, rematadas con largos y templados pases de pecho. Insistió para matar en la suerte de recibir con una estocada que puede ser la de la Feria. Al quinto lo lanceó con gusto y hubo acople en las primeras series de muletazos por el pitón derecho. Sonó la múscia, la faena mantuvo el tono al natural y, como Manzanares tiene sentido de la medida, a por la espada, otra gran estocada y una oreja más al esportón.

Sentido de la medida es lo que le faltó a López Simón para subirse al carro del triunfo. Su primer toro fue noble, pero se agotó pronto. Antes lo cuajó a la verónica e incluso le dio para tres series buenas por el pitón derecho, aunque el de Juan Pedro siempre fue algo tardito. Ya con el toro agotado, Simón se mostró temerario aunque el público lo entendió abusivo. Con el que cerró plaza, también anduvo bien de capa y, tras brindar al respetable, comenzó en los medios con un par de muletazos cambiados. Ya en el toreo fundamental fue vibrante la embestida del toro en tres largas series por el pitón derecho antes de que se viniera a menos, tras lo que Simón volvió a caer en el error de alargar en exceso la faena.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?