Miércoles, 18 de Mayo de 2022

Otras localidades

Casi la mitad de las viviendas turísticas está en manos de fondos de inversión

El Gobierno de Carmena, que quiere atajar la ‘turistificación’, presenta un informe donde se analiza el impacto de este tipo de viviendas en el Distrito Centro

Uno de los pisos que se puede alquilar en Madrid

Uno de los pisos que se puede alquilar en Madrid / Airbnb

Los datos de un estudio encargado por el Ayuntamiento de Madrid son “menos preocupantes” que en otras ciudades españolas. Datos en cuanto a conflictividad en la convivencia o la extensión del problema “muy lejos todavía de lo que ocurre”, por ejemplo, en Barcelona. Aun así, el Gobierno de Manuela Carmena quiere adelantarse a la posibilidad de que las condiciones de uso de este tipo de viviendas agraven la situación que están generando.

Por ese motivo, van a intensificar las medidas para poner un poco de orden en estas actividades, todavía sin regular. Anticiparse con algunas acciones antes de que el problema se extienda y sea más difícil de resolver. “Ordenar el uso hotelero en las viviendas del casco histórico y definir nuevas líneas de actuación para paliar las consecuencias negativas de este fenómeno” en la zona Centro. Este Distrito es el que acoge el mayor número de alojamientos turísticos de este tipo, como hostales, pensiones, apartamentos, casas de huéspedes y viviendas de uso turístico. Acumula entre el 50% y el 54% de alojamientos turísticos de toda la ciudad.

La Junta Municipal de Centro ha convocado este viernes un encuentro con vecinos y representantes de las plataformas de alquiler turístico para presentarles el informe -elaborado por Red2Red Consultores- al que también asisten el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, y el concejal de Centro y Chamberí, Jorge García Castaño. También estaban presentes el coordinador general de la Alcaldía, Luis Cueto y el director general de Turismo del Ayuntamiento, Miguel Sanz.

En cuanto a la oferta de Viviendas de Uso Turístico (VUT) -los datos son del año 2015- en la ciudad de Madrid se estaban ofertando 40.000 plazas en estas viviendas en los distritos más típicamente turísticos. Sin embargo, la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid cuantificaba en 8.000 las viviendas para uso turístico en toda la región, de las que apenas un 10% estarían regularizadas.

Arrendadores y fondos de inversión

Sobre el perfil de los arrendadores, el estudio revela que en torno al 60% de los anunciantes son multipropietarios o gestionan más de uno de estos alojamientos. Lo más llamativo es el “creciente atractivo que este fenómeno ha tenido para los fondos de inversión, que han encontrado en estas viviendas el sitio ideal para conseguir altas rentabilidades en muy poco tiempo y en un terreno de desregulación casi total. El 44% de los alojamientos correspondía a estas sociedades o a propietarios con más de un anuncio o propiedad. El 56% restante serían viviendas puestas en alquiler por un particular.

En 2016 se esperaban más de 90.000 reservas en Centro, generando un valor bruto de negocio de más de 18 millones de euros y más de 200.000 personas alojadas con un promedio de 27 euros por persona y noche.

Perfil de visitantes

Entre los usuarios de estas viviendas turísticas prevalece un perfil de turistas extranjeros compuesto por familias y personas de mediana edad. Vienen atraídos por el turismo cultural, comercial y gastronómico y, sobre todo en verano, son los jóvenes los que más acuden en busca de un turismo de ocio nocturno. Un perfil alejado del turista que ocupa estas viviendas en el Mediterráneo y que genera situaciones más conflictivas.

Una de las causas de este creciente 'turistificación' tiene que ver con el incremento de los precios en el mercado de alquiler a largo plazo. La consecuencia es que el número de hogares en Centro se había estancado y que la evolución de la población residente era negativa, si bien los últimos datos indican que se está recuperando.

Impacto sobre la convivencia y la identidad

En el ámbito de la convivencia, las preocupaciones se centran en los problemas derivados de los ruidos y molestias procedentes de la constante población flotante que ocupa las viviendas turísticas, así como el mal uso de los espacios comunes. El estudio también constata la creciente sensación de inseguridad y desconfianza en las comunidades de vecinos. Aun así, y en comparación con otras ciudades, la población turística madrileña es "menos problemática". Otro de los temores constatados es la pérdida de personalidad de los barrios y de los espacios de convivencia en aras de la turistificación. Un fenómeno que puede convertir los centros históricos en una especie de parque temático consagrado al uso comercial y de ocio de los visitantes.

Regular los alquileres

Por todo ello, el Ayuntamiento concluye que la regulación de las viviendas turísticas se ha convertido en una necesidad imperiosa e ineludible. En cuanto a las acciones concretas para frenar la expulsión de los residentes, el Gobierno municipal propone junto a Barcelona: regular los precios del alquiler de vivienda y reclamar al Estado más inversión. Ambas ciudades consideran que lo que está pasando en torno al precio de los alquileres en sus centros históricos es una "situación de emergencia insostenible". Reclaman, además, una revisión de la Ley de Arrendamientos Urbanos para facilitar la prórroga de los contratos de alquiler desde los 3 años de ahora hasta los 5 como mínimo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?