Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Una posible venganza por despecho amoroso

El niño de 14 años que fue agredido con unas tijeras en su instituto de Valdebernardo por una compañera de 13 años, ha sido intervenido este viernes aunque su estado no es grave

 

La investigación, en manos de la Fiscalía de Menores y de la Policía Nacional, señala que es un ataque por razones sentimentales.

Ambos habían sido pareja hasta hace unas semanas, cuando la relación típicamente adolescente se rompió. Un ataque por despecho parece ser la razón de esas 5 puñaladas que el menor recibía el jueves en el pasillo del colegio, justo a la puerta de entrada del aula en el que la víctima cursa sus estudios.

De cualquier modo, los investigadores no abandonan otras ideas como la del acoso escolar y una respuesta por venganza.

Al tener 13 años de edad, la agresora es inimputable, no puede ser perseguida penalmente, tal y como fija la Ley de responsabilidad penal del menor.

Eso si, la fiscalía puede decretar numerosas medidas destinadas a su reinserción como es el ingreso en un centro tutelado.

Que no exista responsabilidad penal no significa que no exista responsabilidad civil. Y esa responsabilidad civil señala a los padres, pero también al centro educativo.

Iñaki Piñuel, psicólogo especialista en violencia escolar, ha manifestado a la Cadena Ser que el Instituto es responsable directo de los que ha sucedido.

La presunta agresora, ha sido expulsada del centro educativo en aplicación de la normativa de régimen interno. Una expulsión que no es definitiva.

 

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?