Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

Bulas papales, musas y caballos para celebrar los 475 años de la universidad

Más de 3.000 manuscritos, cuadros y maquetas componen el patrimonio histórico de la Universidad de Zaragoza. Una muestra en el Paraninfo recupera 140 de esas obras. También se recuerda a Áurea Javierre, primera mujer licenciada por la Universidad de Zaragoza, y a Ángela García de la Puerta, primera catedrática, especializada en química

El puzzle-caballo consta de doscientas piezas y su montaje constituía una prueba de la carrera /

Un manuscrito de 543 años y un sobre con el esbozo de un edificio. Estas piezas, frágiles, con tendencia a pasar desapercibidas, son las más valiosas de la muestra Historia, conocimiento y patrimonio que, a partir de este jueves y hasta el próximo 15 de julio, acoge el Paraninfo de Zaragoza con motivo de los 475 años de la Universidad de Zaragoza.

Nada más entrar, no es difícil intuir quién es el responsable y el firmante del manuscrito de 543 años: Sixto IV. Se trata de una bula papal fechada el 19 de noviembre de 1474, un documento que autoriza a la Universidad de Zaragoza a impartir estudios generales además de estudios de artes.

También se expone un alegoría de Calíope que, antaño, se exponía en la facultad de Medicina de la plaza de la Magdalena / Radio Zaragoza

1917, año en el que salió la primera graduada

La otra joya –el sobre– se encuentra a la derecha de la bula y, en su reverso, conserva la primera idea que tuvo el arquitecto Ricardo Magdalena cuando se le asignó el proyecto de la antigua facultad de Medicina y Ciencias de Zaragoza, el actual Paraninfo. “Es una pieza rarísima que estaba en posesión de un particular”, han explicado Juan Carlos Lozano y María García, comisarios de la exposición.

Fiel reflejo de la historia de la Universidad, todo son hombres en la primera sala: Carlos V, Pedro Cerbuna y Amadeo de Saboya cuelgan de las paredes. Hasta 1917 no salió la primera licenciada de la Universidad de Zaragoza. Fue Áurea Javierre y se graduó de Filosofía y Letras. Y, precisamente, no es hasta el final de la sala cuando se hace referencia al papel de las mujeres en la institución.

Músculos, nervios y vísceras

Abundan los retratos y bustos de rectores y miembros de la realeza / Radio Zaragoza

Varios investigadores han indagado en los archivos de las distintas facultades para elaborar un vídeo homenaje a las pioneras de la Universidad de Zaragoza. En él también se hace referencia a Ángela García de la Puerta, primera catedrática de la institución, especializada en química.

La ciencia inunda la segunda sala de la muestra. Hay funciones matemáticas tridimensionales representadas con yeso, dibujos de trilobites y disecciones de plantas. Pero, sin duda, lo que más llama la atención son dos maquetas anatómicas: la primera, representando a un caballo, a tamaño real, y, la segunda, a un humano.

Un examen-puzzle de más de 200 piezas

Detalle de una de las paredes de la primera sala / Radio Zaragoza

Están hechas con papel maché y consta cada una de más de doscientas piezas. “De hecho, los exámenes de aquella época consistían en montarlas para demostrar que sabías dónde iba cada órgano, músculo y nervio”, ha explicado María García. La Universidad de Zaragoza llegó a tener su propio maestro de maquetas anatómicas y conserva más de doscientos de estos modelos.

Hasta el 15 de julio hay de plazo para ver esta exposición que rescata por unos días algunas de las joyas que guardan los depósitos de la universidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?