Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

‘Gibraltar: Las descalificaciones no son argumentos’

Cuando para defender tus planteamientos tienes que recurrir a elevar el tono por encima de lo que es políticamente recomendable, muestras signos de nerviosismo descalificando a tu contrario

Firma Luís Romero, 'Gibraltar: Las descalificaciones no son argumentos'

Cuando para defender tus planteamientos tienes que recurrir a elevar el tono por encima de lo que es políticamente recomendable, muestras signos de nerviosismo descalificando a tu contrario, llegando incluso al insulto y, además, te da igual el foro o el entorno en que te pronuncias de esa manera, quiere decir casi siempre que no enfocas bien el asunto que llevas entre manos.

Si, item más, no aceptas que haya quien no opine como tú y solamente te rodeas o interrelacionas con quienes te dan la razón, puede que acabes creyéndote que el resto del mundo es el equivocado.

Esta reflexión me ha venido a la cabeza tras leer, varias veces, el discurso que el ex ministro principal y actual ministro de Desarrollo Económico de Gibraltar, Joe Bossano, pronunció hace unos días en el Seminario Regional del Comité de los Veinticuatro, de las Naciones Unidas, en San Vicente.

Bossano unió en su discurso, además de un rapapolvo a la audiencia que le escuchaba, a la que acusó de traición si aceptaba uno solo de los argumentos del Gobierno español respecto al futuro de Gibraltar, digo que unió una serie de descalificaciones hacia su vecino que incluían la acusación de chantaje, intimidación o proponer una simple farsa para perpetuar la situación colonial que, sencilla y sorprendentemente, aceptó como real hoy en día respecto de Londres.

No es la primera vez en los últimos meses que los máximos dirigentes de Gibraltar se despachan a gusto respecto a la propuesta de cosoberanía planteada por el anterior titular de Asuntos Exteriores y asumida por su sucesor en el cargo. Vaya por delante mi convicción personal de que dicha propuesta no tiene ningún viso de prosperar, pero pese a ello, replicarla mediante la descalificación no parece el mejor de los argumentos.

Habrá que recordarle a quien corresponda que no ha sido España la que, con sus decisiones, ha puesto a Gibraltar al borde del precipicio, es decir, a punto de dejar de ser territorio comunitario. Que no ha sido España quien ha introducido esta variable considerada como una calamidad por el mismo Fabian Picardo hace solamente unos meses. Y que salir de la UE es una opción que, aunque no deseada por los habitantes del Peñón, la han asumido como propia porque así lo ha decidido la potencia colonial.

Una cosa tiene de positivo el desahogo de Bossano en la isla del Caribe, ha constatado que desde los años 60 la postura de las Naciones Unidas respecto de Gibraltar no ha variado, tampoco la española. La pregunta que a uno le asalta cuando confirma este extremo es ¿por qué será?

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?