Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Otras localidades

Susana Díaz se repliega en Andalucía

La presidenta andaluza adelanta el congreso regional para ser reelegida y rechaza la primera propuesta de Pedro Sánchez para elegir su nueva ejecutiva federal, mientras apela públicamente a "arrimar el hombro" para unir al partido.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, comparece en Ferraz tras conocer los resultados de las primarias para la Secretaría General del PSOE que Pedro Sánchez ha ganado holgadamente. / ()

Susana Díaz, muy tocada por un fracaso sin paliativos, se siente fuerte y tranquila, convencida de que tiene una ingente tarea por delante como presidenta de la comunidad más poblada de España y secretaria general de la federación socialista más numerosa. Su movimiento inicial ha sido de repliegue para hacer valer su victoria en Andalucía con el 64% de la militancia y reforzar su acción de gobierno. Desde esa posición de liderazgo incontestable en Andalucía, trabajará para obtener en las asambleas el mayor número de delegados posible para influir en la nueva ejecutiva en el congreso de junio. De hecho, el PSOE andaluz ha rechazado la propuesta de Pedro Sánchez de designar los delegados al congreso federal en función de los resultados obtenidos en las primarias. Todo un manifiesto de intenciones.

Reparto regional del voto en las primarias del PSOE.

El liderazgo de Díaz en Andalucía, sin embargo, tiene vías de agua cuantificadas en el 36% de militantes andaluces que han votado a Pedro Sánchez y Patxi López, lo que sin duda se traducirá en una lista alternativa en el congreso que el PSOE andaluz prepara ya para final de junio, un adelanto intencionado para ser reelegida como líder del PSOE andaluz, evitando al máximo cualquier injerencia del sanchismo. Y en el plano institucional, la presidenta andaluza deberá ahora reforzar su acción de gobierno con una posibilidad abierta de retocar su ejecutivo para buscar un nuevo impulso a la legislatura a la que aún le quedan dos años, hasta 2019. Opción que la presidneta baraja, aunque no en el corto plazo para no relacionarlo con su derrota orgánica.

Díaz sigue teniendo el apoyo estable de Ciudadanos para gobernar, pero el resto de la oposición intentará debilitarla aún más con el argumento de que no la quieren ni los suyos. Susana Díaz, en fin, mantiene el liderazgo en Andalucía, pero su relación irreconciliable con Sánchez, el auge del sector crítico andaluz y el duro varapalo que le han infligido las bases en el resto de España abre una nueva etapa en el PSOE andaluz de consecuencias aún por calibrar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?