Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Los parados de más de 45 años, los más afectados por la crisis

1 de cada 3 parados llevan más de 2 años sin trabajo. La Fundación Federico Ozanam y Cáritas piden planes para este colectivo, que se ve perjudicado por el impulso a los planes juveniles

La Fundación Federico Ozanam durante la presentación de su balance del año 2016 /

Aunque la economía se va reactivando y nos estamos acostumbrando a bajadas históricas del paro en Aragón, 1 de cada 3 parados llevan más de 2 años sin trabajo. Son los parados de larga duración, una situación que afecta -sobre todo- a los mayores de 45 años.

La situación es complicada y más cuando vemos que los planes para luchar contra el paro juvenil perjudican, dicen, a este colectivo. Lo explica Joaquín Torres, subdirector de la Fundación Federico Ozanam, que se dedica a reinsertar en el mercado laboral a colectivos en riesgo de exclusión. Señala que "si a una empresa le sale mucho mejor contratar un joven - que es necesario que encuentren empleo - dificulta las contrataciones del colectivo de 45 años".  

En total, en la comunidad hay 27.400 parados de larga duración. Una cifra que preocupa especialmente a las ONG's aragonesas que trabajan con colectivos en riesgo de exclusión. Más del 30% de las personas que solicitan su ayuda tienen al menos 45 años.  

En el caso de Cáritas Aragón, el 35% de las personas que acceden a sus planes de empleo se encuentran en esta franja de edad. Por eso, colaboran con ellos para introducirles nuevas competencias laborales que les permitan adaptarse al competitivo mercado laboral. Jesús Luesma, secretario técnico de la fundación, resalta que son "personas que llevan una trayectoria laboral muy importante en un sector y a lo mejor lo que hay que hacer con estas personas es crearle competencias para cambiar el sector en el cual él trabajaba y ahora mismo no hay trabaja", a través de acciones formativas, de empresas de inserción "que les enseñan otras formas de trabajar u otros tipos de trabajo".  

El principal problema es que tienen que competir por un puesto de trabajo con los colectivos más jóvenes que durante los años de la crisis han esperado para incorporarse al mercado laboral. Por eso, estas organizaciones piden más ayudas públicas para los desempleados de más de 45 años. En el caso de Federico Ozanam conforman el 25% de sus programas laborales. 

Dos referencias para la inserción laboral

Estas organizaciones se han convertido en dos importantes motores para la inserción laboral de los colectivos más vulnerables y entre las dos han dado empleo, en 2016, a más de 2.000 personas que se encontraban en riesgo de exclusión.

Uno de ellos es Cristian. Tiene dos hijos y había trabajado como electricista, pero al quedarse en paro accedió a uno de los programas de formación que le han permitido sacarse el graduado escolar y acceder a un trabajo. "Por más entrevistas que hacía todas terminaban en el famoso 'ya te llamaremos' y decidí ir a Cáritas cuando necesitaba un medicamento para el crío, les dije que lo que me hacía falta era trabajar". 

Tanto Federico Ozanam como Cáritas coinciden en que la crisis ha tenido consecuencias muy duras para el empleo aragonés. Y a pesar de los buenos datos de los últimos meses, reclaman unas condiciones laborales mejores para los futuros trabajadores.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?