Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 19 de Enero de 2020

Otras localidades

Granada subirá el IBI un 12 % hasta el 2020 "por imperativo legal"

El gobierno local del PSOE presenta un plan de saneamiento que implica un importante ahorro de gastos

Presentación del Plan de Saneamiento del Ayuntamiento de Granada / ()

El IBI subirá en Granada un 12 por ciento hasta el año 2020, a razón de un cuatro por ciento cada ejercicio. Eso se suma a la subida del cuatro por ciento que ya se paga este año.

Así se recoge en el Plan de Saneamiento de la hacienda local presentado este martes por el concejal de Economía de Granada. Baldomero Oliver asegura que esa subida del IBI es un mandato del Gobierno de la nación y no se puede hacer nada en contra. Oliver apunta directamente a Mariano Rajoy como responsable de que el IBI tenga que subir en ese porcentaje tras solicitar la revisión catastral el anterior gobierno local del PP.

El Plan de Saneamiento recoge la revisión de todas las contratas municipales; la eliminación de complementos para algunos funcionarios y un plan de ahorro energético, entre otras medidas.

También prevé el plan , como la eliminación de las bonificaciones del IBI o una nueva tasa por utilización de la ciudad por las suministradoras eléctricas, por ejemplo. Son medidas, dice Oliver, imprescindibles "tras 13 años de destrozo de la economía local por parte del PP".

Dice el concejal que las medidas no satisfacen a nadie pero son necesarias. La alternativa a esta plan, dice el concejal, es la intervención municipal y medidas más duras. Ahora la oposición, dice, tendrá que retratarse.

Escucha al concejal en "Hora 14 Granada":

Esta es la información oficial del plan

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Granada ha presentado hoy un Plan de Saneamiento con el que pretende llegar al equilibrio presupuestario a lo largo de los próximos diez años, bajo las premisas de mantener la calidad de los servicios y no cargar con más impuestos a la ciudadanía, según ha afirmado el concejal de Economía, Baldomero Oliver.

De este modo, el Ayuntamiento pretende reducir, según el edil de Economía, los 90 millones de remanente negativo de tesorería que arrastra la ciudad después de 13 años de gobierno del Partido Popular. "Sé que hay algunos a los que no les gusta que hable de la herencia recibida", ha dicho, "pero es que esto no es una herencia, es una puñalada que le dieron a la ciudad de Granada y que todavía está sin cicatrizar, es una herida que el Partido Popular le ha hecho a esta ciudad, en su economía, y que quiero saber si están dispuestos a ayudar a cerrarla".

Como consecuencia de esta situación, el Plan contempla una reducción de once millones de euros en gasto que se concretan, entre otras medidas, en la supresión de puestos de confianza, la reducción de más de un millón de euros en horas extraordinarias, amortización de plazas que quedan vacantes por jubilación, supresión del contrato de seguro médico privado con Adeslas que tienen algunos funcionarios (752.486 euros) o equiparación de los complementos específicos del personal de las desaparecidas Emuvyssa y Gerencia de Urbanismo a los del resto de funcionarios del Ayuntamiento.

Baldomero Oliver ha destacado, además, el trabajo que desde su llegada a la Alcaldía, está haciendo el actual equipo de Gobierno para renegociar, en la medida de lo posible, las condiciones económicas de los contratos licitados por el Ayuntamiento. Ejemplos de ello son el ahorro de más de 400.000 euros como consecuencia de revisar el precio de los servicios de recogida y tratamiento de residuos con Emasagra, la reducción de más de 300.000 euros en el contrato de servicios de vigilancia de edificios municipales o la adjudicación del nuevo contrato con la productora de TG7, que desciende en 121.000 euros.

De cara al futuro, el Plan de Ajuste propone la revisión a la baja de varios contratos que mantiene el Ayuntamiento, como los de telefonía, suministros de energía eléctrica, conservación de las instalaciones de alumbrado público, servicios de portería en los colegios de titularidad municipal o conservación de las vías públicas. A ello se suma el contrato con Inagra, que tiene que ser revisado a partir del año 2020 y cuya nueva licitación puede suponer un ahorro anual de más de dos millones de euros y una nueva tasa por ocupación de dominio público que se cobrará a las compañías de suministro de energía.

Para ello, será preciso realizar un estudio técnico de los titulares de las redes existentes en la ciudad, de la actividad que realizan y del dominio público (suelo, subsuelo y vuelo de las vías públicas municipales) que se vería afectado por las empresas que pudieran tener la condición de sujeto pasivo. En el Plan se especifica que "parece" que hay dos empresas afectadas, "puesto que no tiene que concurrir la circunstancia de ser empresas suministradoras de servicios de interés general".

"Vamos a revisar toda la contratación pública de los grandes contratos, para que se ajusten al interés público", ha dicho, "porque comparando contratos similares en ciudades similares, tenemos datos que demuestran que es mismo servicio se podría prestar por la mitad, porque en otras capitales lo están haciendo".

El Plan de Saneamiento incluye además la supresión durante los años 2018 y 2019 de las aportaciones que se hacen a los grupos políticos, lo cual supone un ahorro de más de 350.000 euros. "Creo que no es mucho pedir que si estamos reclamando un esfuerzo a todos, los primeros que lo hagamos seamos los grupos políticos", ha añadido.

Por lo que respecta a los ingresos, donde se prevé un aumento de 7 millones de euros, el edil ha aludido al incremento en los valores catastrales que el Ministerio de Economía ha decidido aplicar durante los años 2018, 2019 y 2020 y ha precisado que el Ayuntamiento va a mantener el tipo impositivo del IBI para no gravar más a la ciudadanía.

Tras referirse a la precaria situación económica en que el actual equipo de Gobierno se ha encontrado el Ayuntamiento, Baldomero ha considerado que con las medidas que propone el Plan de Saneamiento, sería posible en diez años, ir reduciendo el remanente negativo de tesorería hasta lograr el superavit en el año 2027.

Además de insistir en que este documento deberá ser sometido a la consideración de los demás grupos políticos y a la aprobación del Pleno Municipal, Oliver, ha añadido que "se trata de un Plan dinámico que habrá de ser permanentemente revisado, necesariamente examinado en su ejecución y completado con todas las propuestas que el resto de grupos políticos quieran aportar".

Tras insistir en que está dispuesto a reunirse con el resto de grupos políticos y negociar todo lo que sea necesario, el edil de Economía ha pedido que todos ellos asuman su responsabilidad para resolver la situación. "Esto no es mi programa económico para el Ayuntamiento, ni puede ser el programa de ningún grupo político o municipal, esto es, si me permiten la metáfora, la medicina para que el enfermo no se nos muera, y en estas circunstancias, no se me pasa por la cabeza que no lleguemos a un acuerdo".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?