Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 15 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Los diferentes ejercicios de la libertad de expresión

()

Lunes, 29 de mayo

El Tribunal Constitucional abrió una puerta a la esperanza al revisar el archivo del caso José Couso, decidido en su momento por el Tribunal Supremo al eliminarse la Justicia Universal. El TC decidió admitir a trámite el recurso presentado por la familia.

José Couso murió hace 14 años mientras cubría como cámara de televisión la guerra de Irak. Fue abatido a tiros por un carro de combate de Estados Unidos que apuntó al Hotel Palestina de Bagdad, donde se reunía la prensa internacional. Su muerte está impune hasta hoy y las diferentes acciones judiciales se han quedado en nada. La realidad es que Couso está muerto y nadie ha pagado por ello. Mientras esa siga siendo la realidad, más allá de tecnicismos jurídicos, el sistema habrá fracasado.

Martes, 30 de mayo

La Universidade da Coruña inició conversaciones con la Xunta de Galicia para cobrar una compensación por el reparto del anterior plan de financiación, en el que la universidad coruñesa no salió bien parada, según una sentencia del Tribunal Superior. El rectorado reclama hasta siete millones y medio de euros e insta al Gobierno gallego a solventar en el actual plan de financiación los desajustes del anterior.

La reivindicación de una financiación más justa es casi tan antigua como la propia Universidade da Coruña y da la sensación de que jamás ha sido atendida con plenitud. La sentencia vendría a confirmar esta extendida impresión. Pero más allá del reparto entre universidades gallegas, el fondo del asunto tiene que ver con el compromiso de las diferentes administraciones con la universidad pública. Durante los últimos años han sido muchas las voces que han reclamado mayor relación de la universidad con la empresa, también para la obtención de fondos.  Pocos se atreverán a cuestionarlo, pero a renglón seguido también habrá que subrayar que ese argumento no debe ser la coartada para recortar en los presupuestos para las universidades públicas.

Miércoles, 31 de mayo

El juez decano de A Coruña alertó de un posible colapso del juzgado que se encarga de las demandas por cláusulas suelo en las hipotecas si la Administración no establece refuerzos que les permitan afrontar la avalancha de casos. Al día siguiente, el propio juez decano dio por buenos los anuncios de la Xunta sobre más medios.

Tenga o no razón, sí es sorprende que haya cambiado de opinión en tan sólo 24 horas. Que existan juzgados específicos para un asunto sobre el que se prevé una avalancha de demandas es una medida positiva, siempre que no se quede en una cuestión meramente nominativa. A partir de ahí también conviene señalar que una importante parte de esos casos jamás debería llegar a los juzgados. Los bancos deberían devolver lo cobrado. Sin más. Sin castigar a sus clientes con un laberinto judicial. 

Jueves, 1 de junio

El Tribunal Supremo avaló el despido colectivo aplicado en la empresa Santa Bárbara Sistemas y que supuso que 172 trabajadores de la fábrica de armas se quedasen sin trabajo. El alto tribunal entiende que la situación económica de la empresa era negativa y que también había razones productivas para emprender el despido colectivo. Por eso, rechazó la petición de los sindicatos de que se declare nulo.

Es el enésimo capítulo de la historia de una fábrica que ha viajado al precipicio sin que nadie haya sido capaz de poner el freno. La defensa de la actividad industrial y de los puestos de trabajo ha llevado a muchos a tener que enfrentarse a una profunda contradicción interna: salir en defensa de una empresa que fabrica armas.

Viernes, 2 de junio

El presidente de la Asociación de Empresarios de Sada, Bernardo Valiño, presentó su dimisión tras la publicación en la revista de la entidad del artículo La homosexualidad es pecado, redactado por el tesorero de la asociación. Valiño pidió disculpas aunque insistió en defender la publicación del artículo.

El texto es un despropósito de tal magnitud que no debió ser publicado. La libertad de expresión es una de las grandes conquistas de esta sociedad, pero no lo ampara todo. En la defensa de esa libertad murió José Couso. Su ejemplo contrasta con el uso perverso de un derecho que, como todos, tiene sus límites.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?