Martes, 07 de Diciembre de 2021

Otras localidades

CONSEJO DE MINISTROS CONSEJO DE MINISTROS Rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros
Fallas

Las primeras fallas documentadas. Tras la huella de Félix Casalis

Nuevos datos sacan a la luz una falla de 1820, la primera falla documentada en un lugar donde se sigue plantando falla

Calle Zaragoza en 1900, auténtica milla de oro del comercio de Valencia durante el siglo XIX y parte del XX.

Calle Zaragoza en 1900, auténtica milla de oro del comercio de Valencia durante el siglo XIX y parte del XX. / Archivo Huguet

La historia de las fallas tiene un antes y un después de 1849, año en que el diario El Cid publica la primera crónica de la fiesta. Desde entonces hasta hoy, la fiesta de las fallas se encuentra muy bien documentada, pero antes de dicha fecha, los datos históricos son escasos y en muchos casos, ambiguos.

Uno de los documentos más antiguos, de los que se tiene constancia, en el que se hace referencia a una falla y al lugar exacto donde se plantó, es el que escribió el impresor José de Orga en el Ansisam de totes herbes, publicado por Constantí Llombart en 1878. En dicho texto, Orga habla de la existencia de un café llamado del Sol, radicado en la calle Zaragoza y regentado por un italiano de nombre Félix Casalis. Según Orga, este italiano plantó una falla en 1820 que representaba a Faetón escalando el Sol donde se satirizaba a Fernando VII, que pocos días antes de San José de dicho año había sido obligado a jurar la Constitución. Casalis, que como buen comerciante había cambiado de chaqueta varias veces entre realistas y liberales, fue encarcelado en la prisión de San Narciso por culpa de la falla y según cuenta Orga, desde su celda maldecía en italiano: “¡La muladeta fal-la ma perdutto!”.

Entorno urbano d ela plaza de Santa Catalina en el plano geométrico de Valencia de 1831. El círculo rojo indica el lugar donde plantaría Casalis la falla de 1820 / AHMV

Esta anécdota, que ha sido reproducida por algunos estudiosos de la fiesta como Almela y Vives o Antonio Ariño, es el punto de partida de una minuciosa investigación que se está llevando a cabo desde la falla de la plaza de la Reina junto al historiador y experto en fallas Javier Mozas, para intentar esclarecer los hechos de 1820 de los que nos habla Orga y la vida su protagonista, Félix Casalis.

La vida de Félix Casals

De esta manera, y gracias a los primeros documentos encontrados, se ha podido reconstruir parte de la azarosa vida del súbdito transalpino Félix Casalis, que nació en el Piamonte italiano allá por 1763, desde donde emigró a Barcelona y se casó con la oriunda Narcisa Mur con la que tuvo tres hijos.

La familia se trasladó a Valencia en la primera década del siglo XIX, y regentaron varios cafés y licorerías en distintos puntos del centro de la ciudad antes de recalar en la calle de Zaragoza, donde se ubicaron definitivamente con su famosísimo Café del Sol

Félix Casalis murió alrededor de 1841 y sus hijos continuaron gestionando la herencia familiar hasta la muerte del último miembro de la familia, su hija Teresa, en 1872. La huella de los Casalis en Valencia se pierde en este punto, hasta que pocos años después, en 1878, Constantí Llombart publica la anécdota fallera de Félix y el café del Sol, perpetuando para siempre este apellido a la historia festiva de la ciudad.

Una falla en 1820

Efectivamente, en marzo de 1820, espoleado por la reciente caída de Fernando VII, el comerciante italiano Félix Casalis pensó en la manera más valenciana de realizar un ajusticiamiento público en efigie del Rey Felón, y ni corto ni perezoso, plantó una falla en la plaza de Santa Catalina, entonces centro neurálgico de la ciudad y la zona más amplia cercana a su establecimiento.

Este hecho supone un hito en la historia de la fiesta, ya que Casalis instaló su falla en el mismo sitio donde actualmente se planta una de las más longevas de nuestra urbe: la falla de la plaza de la Reina. Y es que, la plaza de la Reina no fue otra cosa sino el ensanchamiento de la plaza de Santa Catalina, que se produjo durante el proceso de reforma interior proyectado en Valencia en el último cuarto del siglo XIX.

Y por tanto podemos decir, que junto a las históricas y conocidas fallas de las plazas del Almudín, Calatrava, Carmen, Santa Cruz y las calles de Sant Narcís, Avellanes, Gracia y Roters de 1849, se suma esta falla de la plaza de Santa Catalina de 1820 como la más antigua datada en un punto en concreto de la ciudad, donde además se sigue plantando falla todos los meses de marzo. Este hecho supone, entre otras cosas, que la falla que se planta en la plaza de la Reina, la falla del Tio Pep, celebrará en 2020, 200 años de aquella primera falla. Y, por qué no, debería nombrar también a Félix Casalis, presidente pionero perpetuo de la comisión.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?