Martes, 25 de Enero de 2022

Otras localidades

Historia

Sectas, el lado oscuro de las estrellas de Hollywood

Son famosos, guapos y con dinero, pero también presa fácil para grupos sectarios

Cartel de la película "The master"

Cartel de la película "The master" / Altafilms

Hace meses hablábamos de la pasión por lo sobrenatural de algunas celebrities, y de los avistamientos OVNI de los que dicen haber sido testigos, entre otros, actores de Hollywood como Dan Aykroyd y músicos de la talla de John Lennon. Pues bien, existe otro aspecto relacionado con lo oculto en el que también los famosos, principalmente yankees, han sido en ocasiones protagonistas: el turbio mundo de las sectas.

Todos sabemos la fuerte influencia que la Iglesia de la Cienciología tiene entre muchas grandes estrellas, la principal Tom Cruise, pero también John Travolta, entre otros, pero, puesto que controversias aparte, en España este credo está considerado religión oficial desde 2007, dejaremos a un lado el imaginario de L. Ron Hubbard para centrarnos en otros cultos más peligrosos y destructivos. La lista es amplia.

Aunque también en el Hollywood clásico parte del star-system fue carne de secta, gurús y predicadores varios, son unos cuantos los iconos del cine desde los años 70 hasta el día de hoy que han experimentado en la propia piel los peligros del fanatismo e incluso los rigores extremos de algunos de los postulados de grupos cuanto menos sospechosos de prácticas extrañas.

Cuando una jovencísima Michelle Pfeiffer aún no era famosa y recaló en California para dar sus primeros pasos en el siempre difícil mundo del cine, entró en contactos con unos individuos que pertenecían a un movimiento llamado Respiracionismo, una suerte de credo que afirma que uno puede dejar de comer y beber y acabar viviendo de la energía del Sol. Aquello, claro está, la puso en peligro, pero fue capaz de salir de las aquella espiral de locura gracias a que su primer marido, Peter Horton, estaba rodando entonces una película sobre la Iglesia de la Unificación o Secta Moon y, mientras se documentaba para el papel, la actriz fue consciente de que ella misma era víctima del yugo de un grupo sectario.

También Joaquin Phoenix, el oscarizado hermano del desaparecido River Phoenix, cuando apenas era un bebé, a mediados de los 70, fue presa de una secta. Toda su familia se unió a una peligrosa secta de nombre loa Hijos de Dios, hoy rebautizada como La Familia Internacional, una suerte de movimiento de ecos hippies que buscaba una nueva vida espiritual y que fundó en 1968 el antiguo pastor baptista David Brandt Berg, que acabaría siendo acusado de abusos sexuales. Finalmente, la familia de Joaquin logró escapar del culto y se cambió el apellido por el de Phoenix, al parecer, en alusión a un renacimiento espiritual en sus propias vidas. Lo contó el actor cuando rodaba, precisamente, la controvertida cinta inspirada en el creador de Cienciología The Master.

Muchos años antes que el villano de Gladiator, la también oscarizada actriz Glenn Close formó parte, entre los siete y los veintidós años, del grupo ultraconservador Rearme Moral; y Winona Ryder vivió en una comuna de una “secta” algo más inocua: La Familia Arcoiris–Rainbow Family–, entre otras.

También hablaremos de una predicadora que en los tiempos del cine mudo gozó de gran impacto en Hollywood: Aimee Semple McPherson, quien creó un culto con miles de seguidores, erigió un templo y llegó a ser amiga de personajes como Charlie Chaplin.

Hoy, en nuestra sección de misterios de la historia, hablamos con el redactor jefe de la revista Enigmas, Óscar Herradón, de este tema que ocupa las páginas del nuevo número.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?