Últimas noticias Hemeroteca

"Un gigante al que han vuelto enano"

En su #Tuithistoria de hoy el periodista Javi Ruiz se mete en la corteza del ficus de Santo Domingo

El ficus de Santo Domingo, podado tras el accidente /

TUITHISTORIA

Es un gigante al que han vuelto enano. Y, aún así, es siete veces más alto que tú. Su último crujido fue también desde su nobleza. Aguantó todo lo que pudo, seguro, para no herir a los de abajo. A los que durante un siglo y medio han contaminado el agua que bebe y han cavado hondo sin dejar espacio a sus raíces.

Es una escoba sin pelos, un plumero sin plumas, un monigote de árbol. Bajo su bóveda ya no duermen los pájaros ni los vagabundos. Sus troncos duros y enormes tratan de fosilizarse al aire. Sobrevivir como insípido monumento de rotonda.

Lloraría si pudiera al verse privado de estatus de árbol. Ya no es un árbol. Ya no es el árbol.

El ficus de Santo Domingo nos enmudeció a todos a la una de la tarde de un viernes seco y caluroso. Vibramos escuchándo a Ruth, a Maica, a Paco contar que se había derrumbado un imperio de ramas. La cara del Alcalde Ballesta, los gritos de la gente que se lanzó a las ramas en busca de heridos, el sonido sucio y metálicos de las motosierras. Nada de aquel día será olvidado.

Cuando paseamos por un bosque, el gran número de árboles que lo forman, nos impide verlos como singularidades, como seres únicos y diferentes. Por eso no sabemos llorar la pérdida de uno. Sólo los niños -y los que conservan el alma de niño- saben. Porque cuando los niños dibujan un árbol, dibujan uno sólo y gigante. Como el ficus de Santo Domingo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?